BOLSA

Gestamp, una frontera peligrosa

Aunque al­gunos ana­listas jus­ti­fican el mal mo­mento ac­tual de Gestamp por el temor a los efectos del co­ro­na­vi­rus, lo cierto es que la com­pañía viene mos­trando un se­vero de­te­rioro en bolsa desde el ve­rano del 2018. En este tiempo, ha re­du­cido su precio prác­ti­ca­mente a la mi­tad, aden­trán­dose en te­rreno de mí­nimos his­tó­ri­cos.

En lo que va de año, el fabricante de componentes para automóviles acumula una caída cercana al 20%, lo cual supone un fuerte contraste con la subid del 5% del conjunto del mercado.

Esta negativa evolución, señalan los expertos, parecen más responsabilidad de una debilidad de sus cuentas marcadas por la ralentización global del sector que a los efectos negativos del coronavirus, aunque también se está dejando notar. Al respecto, los analistas recuerdan que casi 700 millones del importe neto de su negocio procede de China su cuarto principal mercado después de España, Alemania y Estados Unidos.

También ha hecho cierto daño un reciente informe del banco de inversión Goldam Sachs en el que advierte de una oleada de “profit warning” en el sector, tanto en Europa como en Estados Unidos, como consecuencia de los efectos negativos en el consumo y en la economía global por el temor al contagio de este virus. Un deterioro general que golpea en la línea de flotación de la compañía.

Sea como fuere, las acciones de Gestamp no parecen encontrar soporte y se encaminan hacia los mínimos en 3,35 euros registrados a principios del pasado mes de noviembre Una frontera que, de cruzar, empeoraría aún más si cabe el perfil bajista del valor.

Artículos relacionados