BOLSA

La banca europea reactiva las fusiones

En un en­torno de tipos ba­jos, que no pa­rece vaya a acabar pronto, la su­per­vi­vencia del sector ban­cario pasa por un pro­ceso de con­so­li­da­ción en grandes grupos que puedan com­petir dentro y fuera de Europa. Así lo en­tiende Intesa Sanpaolo que ha pre­sen­tado una oferta de compra amis­tosa sobre UBI Banca por 4.860 mi­llones de eu­ros.

La entidad italiana, con una capitalización superior a los 44.000 millones de euros, ha ofrecido 17 acciones de nueva emisión por cada 10 títulos de UBI Banca, que viene a valorar cada acción de esta última en 4,254 euros. Tras la fusión, la nueva entidad resultante podría generar beneficios consolidados superiores a los 6.000 millones a partir de 2022.

Esta operación, apuntan los analistas del sector, debe ser como un espejo al que se deben mirar las entidades españolas para afrontar los fuertes y grandes retos que se avecinan en esta década. Los directivos de la banca están obligados a rebajar sus grandes egos y a negociar abiertamente operaciones que garanticen la viabilidad de sus entidades y aporten valor a sus accionistas.

La complejidad y el elevado coste que conlleva este tipo de fusiones no pueden ser una excusa frente a las ventajas de diversificación o de economías de escala que permiten realizar mayores inversiones y asentar su crecimiento para competir mejor. En este sentido, la banca española destaca en Europa por su eficiencia y rentabilidad, pero sigue renqueante en términos de solvencia.

De momento, no se esperan movimientos por parte de los grandes. Santander aún sigue digiriendo la absorción del Popular y BBVA no acaba de atreverse con la compra de Bankia, pese a que le permitiría reducir sus riesgos en mercados emergentes que tantos quebraderos de cabeza le ha dado en los últimos años. Ambos bancos, junto a Caixabank, parecen cómodos con su elevada cuota de mercado doméstica y su diversificación de ingresos tanto en el exterior como de actividad.

Toda la atención, por tanto, se centra en los bancos medianos. Unicaja y Liberbank han retomado las conversaciones y estarían avanzando en cuanto a la valoración, en medio de la presión de sus accionistas para impulsar una operación, justificada por la complementariedad de sus redes comerciales.

Banco Sabadell está llamado a ser otro de los protagonistas en este escenario. Si no mueve ficha para crecer, los analistas creen que puede ser uno de los objetivos de los grandes bancos para aprovechar su bajo precio, por debajo de 0,5 veces su valor en libros.

Sea como fuere, hace tiempo que se viene hablando y rumoreando con posibles movimientos de concentración que no acaban de activarse, pero tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe.

Artículos relacionados