CONSUMO

La ca­pa­cidad de compra de los ciu­da­da­nos, clave frente a la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mica

La banca arriesga y consolida su apuesta por el consumo

El cré­dito para compra de bienes re­monta casi un 14% en los úl­timos doce meses

Ahorro o Consumo
Ahorro o Consumo

Al margen de la si­tua­ción in­cierta en el frente po­lí­tico, la banca ha de­ci­dido ig­no­rarla y ha apos­tado sin ta­pujos por el man­te­ni­miento del cre­ci­miento de la eco­nomía es­pañola. Las en­ti­dades fi­nan­cieras es­pañolas ra­ti­fican su im­pulso al con­sumo de los ho­ga­res, gra­cias a la fi­nan­cia­ción que ofrecen a los par­ti­cu­lares para la ad­qui­si­ción de bienes de con­sumo du­ra­dero.

En los últimos doce meses, el crédito al consumo creció nada menos que el 13,62%. Una vez digerido el efecto de la venta masiva de coches que se produjo a mediados de 2018, la banca mantiene un ritmo vigoroso en la financiación de las familias.

El consumo constituye una de las variables estratégicas ante la amenaza de ralentización de la economía. La propia Comisión Europea así lo ha constatado, después de revisar al alza en una décima las previsiones de crecimiento de España para este año y los siguientes. Bruselas ha justificado esta decisión en que la ralentización de la economía española en el segundo trimestre ha sido “más leve” de lo previsto por “una pequeña recuperación del consumo privado”.

El crédito al consumo se disparó en el año 2018. En el mes de agosto de ese año duplicó su tasa de crecimiento respeto al mes de septiembre de 2017, al alcanzar un máximo avance del 20,57% frente al 10,36% once meses antes.

El crédito para ir de compras se disparó entonces catapultado por la decisión de los vendedores de automóviles de dar salida a su stock ante una subida de impuestos. Los concesionarios decidieron matricular todos los vehículos que tenían en sus cocheras, en vez de subir los precios por un impuesto que podía encarecer el coste en un 5% de media (600 euros en un coches de 12.000 euros de precio).

Stock fuera

Los vendedores prefirieron matricular los automóviles para venderlos posteriormente como “kilómetro 0” y esto disparó los préstamos al consumo de una manera coyuntural.

En los doce meses desde diciembre de 2018 hasta noviembre de 2019, la banca firmó la concesión de préstamos al consumo por importe de 35.946 millones de euros. Casi 4.300 millones más que los 31.635 millones de euros del mismo periodo del ejercicio precedente.

El crédito al consumo ofrece un rendimiento mayor que otras operaciones de préstamo. Según los últimos datos del Banco de España, el tipo de interés medio de las nuevas operaciones se había situado en el 7,56% en noviembre del pasado año. En el mismo mes de 2019, este interés se encontraba situado en el 8,09%. En enero de este año se marcó un máximo en el nivel del 8,71%.

Artículos relacionados