BOLSA

Ezentis pierde algo más que el pie

Los es­fuerzos de di­ver­si­fi­ca­ción, cre­ci­miento y ajuste de gasto fi­nan­ciero de Ezentis en los úl­timos años no se re­flejan en su co­ti­za­ción. Al con­tra­rio, sus ac­ciones se en­cuen­tran en caída libre desde el amago de re­bote en 2018. Este año acu­mulan ya un re­tro­ceso del orden del 10%, su peor nivel desde 2016.

Ni la reciente reorganización de su actividad en Brasil en una sola empresa con el fin de ganar eficiencia ni la adjudicación de un contrato con Aena este mes para la renovación del sistema de radiotelecomunicaciones del aeropuerto de Bilbao han logrado contener la progresiva caída de su cotización en el mercado.

Una depresión que se ha venido acentuando tras la presentación de sus cuentas del tercer trimestre a principios del pasado mes de noviembre, a pesar de confirmar su vuelta a la senda del beneficio. El ahorro de costes operativos y financieros le permitió cerrar los nueve primeros meses de 2019 con un beneficio de 3 millones de euros con un incremento del 11%, hasta los 351 millones.

A todo ello se deberá sumar en el cuarto trimestre los ingresos extra procedentes de la compra en agosto de la actividad de planta y bucle de Telefónica en varias provincias españolas y que podrían alcanzar los 45 millones de euros. No obstante, su elevado apalancamiento, todavía por encima de los 100 millones de euros, a los que hay que sumar precisamente otros 30 millones de financiación de Liteyca suponen una fuerte preocupación para el mercado.

No en vano, en estos días, las acciones de Ezentis han perdido el soporte que encontraban sobre los 0,4 euros por acción, acelerando la fase bajista que ahora apunta hacia sus mínimos absolutos registrados en 2016 por debajo de los 0,3 euros.

Una tensión previa a los resultados finales correspondientes al cierre 2019, previstos para las próximas semanas, que están despertando una cierta rumorología negativa y que han hecho perder pie al valor.

Artículos relacionados