BOLSA

Naturhouse, nuevos bríos

Después de las dudas ge­ne­radas en los úl­timos tri­mes­tres por su plan de op­ti­mi­za­ción de la es­truc­tura co­mer­cial, la co­ti­za­ción de Naturhouse pa­rece volver a re­montar el vuelo en este nuevo ejer­ci­cio.

Dicho plan, destinado a mejorar la facturación por tiendas, se ha salado en este tiempo con un alto cómputo de cierres netos ante la incapacidad de algunos centros a adaptarse a la nueva imagen de la compañía.

Los expertos creen que estos ajustes se dejarán notar en una caída del resultado bruto de explotación de un dígito medio en su balance anual. No obstante, la compañía está buscando de compensar este proceso de adaptación con una intensificación de su canal de venta digital en España tras la implantación en Estados Unidos y el Reino Unido.

El principal objetivo del grupo especializado en la venta de productos dietéticos y nutricionales pasa ahora por continuar creando valor con el fin de mantener su agresiva política de dividendos. Al respecto, la positiva evolución en la generación de caja mostrada a lo largo del año pasado le permite garantizar uno de los dividendos más atractivos del mercado español.

Entre el pago complementario de 2018 y el abono de los dividendos a cuenta de los resultados de 2019, los accionistas de la compañía recibieron un total de 0,25 euros por título el pasado año, una rentabilidad del orden del 12,5% respecto al precio de cierre del ejercicio.

Un alto retorno que ha permitido a los accionistas soportar mejor la tendencia lateral bajista marcada en los últimos años. Ahora, sin embargo, la acción empieza a recuperar nuevos bríos a la espera de la publicación de sus cuentas correspondientes al pasado ejercicio. En lo que va de año acumula una subida del 10% y en los mejores momentos ha llegado incluso a tantear la cota de los 2,5 euros por acción.

Una señal positiva, siempre que las realizaciones de beneficios tras el rebote no le lleven a perder el soporte en torno a los 2,2 euros por acción, puesta en riesgo en estos días. Si aguanta podría seguir manteniendo una suave racha alcista a corto plazo, pero si lo pierde podría abrir un nuevo hueco bajista hasta los 2 euros por acción o incluso hasta los 1,8 euros en el peor de los casos. Una encrucijada que probablemente se resolverá con la próxima presentación de su balance correspondiente al cierre del pasado ejercicio.

Artículos relacionados