Con el Ibex 35 muy ago­tado, los ges­tores buscan valor en em­presas de baja ca­pi­ta­li­za­ción

Los pequeños valores marcan la diferencia en Bolsa tras un 2019 muy dubitativo

El Ibex Small Cap casi du­plica la re­va­lo­ri­za­ción de los grandes va­lores en el 2020

Constructoras en bolsa
Bolsa madrileña.

El año bur­sátil ha co­men­zado a buen ritmo. Aunque mar­cadas por la irre­gu­la­ri­dad, estas pri­meras se­manas de 2020 están de­jando buenas ga­nan­cias en las arcas de los in­ver­sores y han de­jado el Ibex 35 a las puertas de los 10.000 pun­tos, pese al de­clive de los va­lores ban­ca­rios. Pero el uni­verso de los grandes va­lores de la bolsa es­pañola em­pieza a dar ciertas mues­tras de can­sancio y las es­tre­llas de alta ca­pi­ta­li­za­ción de los úl­timos tri­mes­tres hace tiempo que su­pe­raron sus pre­cios ob­je­ti­vos.

Con estas cartas sobre la mesa, los gestores vuelven a mirar hacia los valores de baja capitalización, que en este primer tramo del año están superando con claridad a los mayores. El Ibex Small Cup sube cerca un 8% en 2020, casi el doble que el Ibex 35 y a años luz del castigado Ibex Medium Cup, que continúa en negativo por el impacto de las caídas de los bancos medianos o de compañías como Gestamp, que acumulan descensos de doble dígito.

Fiascos entre pequeños valores

Entre los pequeños valores también hay fiascos. Sniace lidera las pérdidas después de solicitar la liquidación por su incapacidad para hacer frente a la deuda acumulada. Pero el volumen de alegrías es muy superior. Solaria, PharmaMar, Biosearch o eDreams están subiendo más de un 20% y otras compañías como Nicolás Correa, Solarpark o un clásico del mercado como Ercros lo están haciendo muy bien y están marcando diferencias.

"Hay mucho valor en estas compañías que, en algunos casos, ni siquiera tienen cobertura de analistas. Y se da el caso de que se pueden encontrar empresas de sectores como el farmacéutico o el de energías renovables que en un mercado como el español son muy minoritarias. Cada vez estamos más atentos a estas empresas porque ya no hay demasiado que rascar en las grandes, donde casi todo el pescado está vendido", señalan en una gran gestora nacional.

Además, los precios son atractivos después de la corrección que se produjo el verano pasado, cuando sonaban muy fuerte los vientos de desaceleración en la economía europea. Los valores pequeños, por su escasa diversificación geográfica y de negocios, son especialmente sensibles al ciclo. Bajan más que los grandes cuando el viento viene de cara, lo que explica que por primera vez desde 2014 el Ibex Small Cup no superara al Ibex 35 el año pasado.

Pero se ha producido el punto de inflexión. "Aunque el ciclo económico no acompaña, los gestores están viendo ahora valoraciones atractivas en los valores pequeños. Muchos de los que vendieron en la segunda parte de 2019, preocupados también por la incertidumbre política, están volviendo ahora. Lo están haciendo aún en pequeñas dosis, pero creo que el mejor comportamiento de los 'small cup' frente al resto se mantendrá durante todo el año si la situación macro no empeora", señalan fuentes bursátiles.

Las misma fuentes destacan la gran resistencia que estos valores están mostrando en situaciones de crisis como la generada por el coronavirus y el buen comportamiento de las empresas de investigación, que están liderando un Ibex Small Cap que se ha puesto al frente de todos sus competidores europeos. El índice Stoxx Small 200 Index avanza alrededor de un 3% este año, mientras que el CAC Small francés y el FTSE Small británico siguen pegados a los mismos niveles a los que empezaron el año.

Artículos relacionados