Monitor de Consumo Bancario

El pró­ximo 3 de marzo, la Justicia Europea dic­tará su es­pe­rado ve­re­dicto

Algunos bancos se la juegan con el IRPH

Una im­pro­bable sen­tencia des­fa­vo­rable su­pon­dría un des­ca­labro de 3.600 mi­llones

Hipotecas
Hipotecas

Algunas en­ti­dades fi­nan­cieras es­pañolas se juegan mucho el pró­ximo 3 de marzo. Esa es la fecha en la que está pre­visto que el TJUE (Tribunal de Justicia de la Unión Europea) emita su fallo sobre el Indice de Referencia de Préstamos Hipotecarios (IRPH). El im­pacto de una sen­tencia en contra para la banca en el caso IRPH as­cen­dería a 3.600 mi­llones de eu­ros. Pero no pa­rece que el TJUE con­tra­diga al Supremo es­pañol, que no vio irre­gu­la­ri­da­des.

El cálculo, realizado por el británico Barclays Bank, ha sido calificado como "realista" por esta entidad, arrojando un resultado más bajo que el pronóstico general de los mercados. Barclays considera que los bancos encajarían el golpe de forma progresiva, a medida que los afectados inicien de forma individual los procesos judiciales correspondientes.

En cualquier caso, Barclays vaticina que el TJUE emitirá una sentencia favorable para las entidades financieras, en la línea de la decisión del Tribunal Supremo español, que en 2017 declaró que la cláusula que vinculaba los contratos hipotecarios a este índice era válida.

El pasado septiembre, Maciej Spunar, Abogado General del TJUE, expuso en sus conclusiones que el mero hecho de tener carácter oficial no garantiza la transparencia del IRPH, y que son los tribunales los que deben determinar si es abusivo o no. Además, calificó el índice como "demasiado complejo" para el consumidor medio.

Siempre en el centro de la polémica

Originariamente el IRPH se ofrecía en tres variantes: IRPH Cajas, IRPH Bancos y CECA, este último correspondiente a las cajas de ahorros. Para calcularlo, las entidades financieras enviaban al Banco de España (BDE) la media aritmética de los intereses de sus hipotecas. El supervisor hacía la media de las cifras de todas las entidades y publicaba el resultado. Así se establecía la cuantía del índice.

Según las organizaciones de afectados, los clientes vinculados a él siempre acaban pagando más que los del Euribor. En concreto, el sobrecoste se sitúa entre los 250 y los 300 euros anuales, según cálculos de las asociaciones de consumidores.

Otra de las principales críticas a este sistema es que no se comprobaba la veracidad de los porcentajes proporcionados al BdE por los bancos, por lo que podía ser muy fácilmente falseado. Además, como la media se hacía sin calcular el muy dispar peso de las entidades en el sector, el resultado bien podía no reflejar en absoluto la realidad del mercado.

Los balances, en peligro

Barclays no ha sido el único actor importante de los mercados que ha expresado su preocupación sobre el impacto económico de una hipotética sentencia desfavorable para la banca. La agencia de 'rating' Moody's exageró hace unos días sus dudas sobre su improbable impacto sobre la solvencia de la banca española, destacando que un fallo en contra en el caso del IRPH podría repercutir sobre su situación.

Artículos relacionados