BOLSA

Grifols, riesgos a tener en cuenta

Si bien es cierto que la apa­ri­ción del co­ro­na­virus chino está be­ne­fi­ciando al con­junto de las em­presas far­ma­céu­ticas ante la ne­ce­sidad de una res­puesta sa­ni­taria glo­bal, lo cierto es que al­gunos ope­ra­dores están po­niendo en duda este afán ge­ne­ra­li­zado de in­ver­sión en el sec­tor.

Consideran que se debe analizar bien el modelo de negocio de cada una de las compañías antes de tomar una decisión precipitada y no dejarse llevar por acciones puntuales que al final seguramente no darán el rédito previsto. No todas las farmacéuticas están preparadas ni de lejos para investigar ni desarrollar vacunas para este tipo de virus y algunas incluso se podrían ver perjudicadas por una hipotética pandemia mundial.

Este podría ser el caso por ejemplo de Grifols. Los expertos creen que una transmisión a nivel global, un temor que va en aumento, podría afectar seriamente la actividad del productor de hemoderivados. El grupo utiliza las donaciones de sangre como materia prima para la elaboración de plasma terapéutico en un modelo integrado que cubre toda la cadena de valor. Y sus centros en China ya estarían notando los efectos negativos.

Y aunque no hay motivos para pensar en una caída masiva de las donaciones, este debería de ser uno de los criterios a la hora de poner en el platillo de la balanza de riesgos, por mínimo que sea, por parte de los inversores. Una balanza que, en cualquier caso, se sigue inclinando a favor del grupo gracias al peso de los ingresos y la diversificación geográfica en el otro platillo de la balanza.

Desde el punto de vista técnico, los expertos se mantienen optimistas con el valor. Se trata, explican, de una empresa defensiva de alta calidad que muestra una clara tendencia alcista tanto a corto y medio plazo como a largo. En lo que va de año, sus acciones con derecho a voto suben un 4% y van camino de atacar su principal resistencia en la zona de máximos en torno a los 33 euros por acción.

En caso de conseguirlo abriría un nuevo impulso alcista de largo plazo que apuntaría hacia los 40 euros. Por este motivo aconsejan mantener el valor en cartera y aprovechar posibles correcciones para comprar más o entrar en él. Otra posibilidad, apuntan, es entrar a través de las acciones B, sin derecho de voto, que cotizan con un descuento superior al 25% frente a las principales.

Artículos relacionados