Su de­cla­ra­ción ju­di­cial re­vela la des­con­fianza hacia per­sonas cer­canas o ajenas

Las paranoias de FG o la conspiración mundial contra su presidencia en BBVA

Pepe Pérez, Guindos, Sebastián, Arenillas, Emilio Ybarra, pe­rio­dis­tas, Pineda... todos juntos en su ca­beza

Luis de Guindos
Luis de Guindos

El ex­pre­si­dente del BBVA, Francisco González, se ha ca­rac­te­ri­zado siempre por su falta de con­fianza en mu­chas per­so­nas, in­cluso co­la­bo­ra­dores di­rectos suyos du­rante las casi dos dé­cadas en las que es­tuvo al frente del banco y las etapas an­te­riores en Argentaria y FG Valores. Su de­cla­ra­ción por el caso Villarejo en la Audiencia Nacional pone de ma­ni­fiesto esa des­con­fianza, dando por sen­tado que le per­si­guen -dado su "conocido res­peto por la ley y la mo­ral"- al­gunas per­sonas y he­chos del pa­sado en fi­guras como Pepe Pérez, De Guindos, Sebastián, Emilio Ybarra y Luis Pineda, entre otros.

Como muestran los audios del sumario Tándem, a los que ha tenido acceso www.capitalmadrid.com, Francisco González no sólo se ha tenido que enfrentar como investigado en el caso Villarejo ante el juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, sino también a episodios del pasado que le han marcado durante todos los años que ha sido presidente del BBVA. Incluso con estallidos de indignación y contenida ira ante algunas preguntas del fiscal Anticorrupción por posibles pagos en el extranjero a Cenyt, la sociedad del ahora comisario jubilado y en prisión.

"¿Cómo? No, y me sorprende esa pregunta, señor fiscal, cuando salen las cuentas secretas y a mí se me comunica que hay 35.000 millones (de pesetas) fuera del banco, se puede imaginar ese momento. Septiembre del año 2000. Y a mí el señor Ybarra me dice que esa cuenta está para tener un fondo de reptiles. Y le digo: ¿Pero qué fondo de reptiles? Emilio, lo que no hay que tener es nada para cometer una irregularidad. Y yo le obligo al señor Ybarra a traer esa cuenta a España, precisamente, y luego se pagan pensiones en esa cuenta sin conocimiento. Yo estoy muy sensibilizado por todo eso. Entonces, preguntarme a mí si pudo haber un pago en B bajo mi mandato me parece que está totalmente fuera de la actuación personal mía".

FG no revive tan sólo en ese momento el caso de las cuentas secretas, asunto que aprovechó para quedarse en solitario en la presidencia y prescindir de las personas procedentes del Bilbao Vizcaya, muchas de ellas ligadas al desaparecido clan Neguri. Aquel episodio también regresa como un fantasma del pasado ante la pregunta sobre si conocía a Pepe Pérez.

FG insiste en dar su versión del asunto. "Pepe Pérez, era el momento de la fusión cuando le conozco, había sido director de Inspección del Banco de España. Lo ficha el Banco Bilbao como director de mercados. Y en el marco de la fusión en el año 1999, cuando se hacen los equipos, se le nombra director de auditoría. Y luego se prejubiló. Él estaba muy metido en el tema de las cuentas secretas, aquel enorme escándalo con el se incurrieron pérdidas del BBVA con las cuentas secretas fuera del balance y del conocimiento del Banco de España. Yo me veo obligado a actuar y no verme comprometido y ser cómplice de una mala operación".

Chantajeado

El presidente de Ausbanc, Luis Pineda, ha sido una de las grandes obsesiones de FG desde su llegada a la presidencia del BBVA, aunque se desmarca de que se usara a la sociedad de Villarejo para presentar una denuncia contra él.

"Era un tema importante y no he estado informado que para presentar esa denuncia habría que contratar una agencia externa. El señor Pineda tenía una asociación de consumidores y yo, cuando llego como presidente del banco (Argentaria) en 1996, no tengo conocimiento de él. Pero sí sabíamos que exigía publicidad. Y esto Javier Ayuso lo sabrá mejor que yo. No digo que no hayamos pagado antes publicidad a Pineda. Pero con toda claridad, en la época del BBVA, el señor Pineda, con mucha énfasis, nos pedía publicidad. Y los servicios de comunicación le daban alguna publicidad".

Según FG, sería en 2007 cuando en el banco se sienten "chantajeado", por lo que se replantean su relación con Pineda. "Llega un momento que no puede ser, esto se acabó porque estamos ante un chantaje. No le pagamos más al señor Pineda. Y a partir de ahí empezó un acoso brutal contra el banco, en sus publicaciones, en las juntas generales... En 2014 yo le preguntaba al asesor jurídico: ¿no hay manera de parar a un señor que está extorsionando al banco y a todo el mundo? Es cuando nace la idea de presentar una denuncia".

Apertura de investigación: "mis queridos enemigos"

Una vez desvelado el asunto en la prensa en 2017 y 2018, González se cuestiona la lentitud de esclarecer desde dentro del BBVA toda la relación con Villarejo que, entre otros asuntos, se habría utilizado para criticar tanto su gestión como al propio banco.

"El banco no ha podido reaccionar y mis queridos enemigos, usted sabe que tengo muchos enemigos por haberme opuesto a prácticas bien fraudulentas o bien a prácticas ilegales o criminales contra grupos muy peligrosos de este país, se dedicaron a hacer una campaña de presión. Me estoy refiriendo al caso de las cuentas secretas, al caso Sacyr, me estoy refiriendo, no a prácticas fraudulentas pero a malas prácticas, como es la no participación en Bankia. Somos el único banco que no hemos participado y eso me ha creado muchos enemigos personales (posiblemente se refiere en principio al ex ministro Luis de Guindos, hoy vicepresidente del BCE). Y por supuesto me estoy refiriendo al señor Pineda", esgrime FG con cierta sorna.

Desde distintos frentes y en varias ocasiones, se ha cuestionado que el BBVA haya permanecido al margen de operaciones como la salida a Bolsa de Bankia o la creación de la Sareb, el conocido como banco malo en pleno rescate de la antiguas cajas de ahorros.

Artículos relacionados