Torra, Colau y el Gobierno piden que no se ge­nere alar­mismo ante las can­ce­la­ciones pro­du­cidas

Barcelona se juega 500 millones y 14.000 contratos con el fiasco del Mobile Congress

La re­ti­rada de Sony y NTT Docomo pone al borde de la can­ce­la­ción el acon­te­ci­miento

Mobile World Congress
Mobile World Congress

El Mobile World Congress man­tiene su con­vo­ca­toria los pró­ximos 24 al 27 de fe­brero en Barcelona pese al goteo de mul­ti­na­cio­nales que han can­ce­lado su par­ti­ci­pa­ción. La GSMA, aso­cia­ción del sector que or­ga­niza el MWC, el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat, con­ti­núan con la agenda pre­vista aunque la alarma del co­ro­na­virus es cada día más acu­ciante. Cerca de 500 mi­llones de euros y más de 14.000 con­tratos la­bo­rales están en juego.

Hoteles, restaurantes, empresas de eventos, agencias de turismo y el ramo del taxi admiten que la feria de telecomunicaciones de este año no tendrá el glamour empresarial de otras ediciones. Las propias multinacionales reconocen que, aunque no habrá riesgo alguno, la sensación de nerviosismo que hay entre los expositores va a restar relevancia a todas las novedades que se presenten y a todas las reuniones que se celebran a lo largo de los cuatro días que dura el congreso mundial de móviles.

El balance que se espera es bastante pesimista pese al esfuerzo que están desplegando la alcaldesa Ada Colau y el presidente de la Generalitat, Quim Torra. Desde ambas instituciones, se está pidiendo que no se genere alarmismo e inquietud. La propia ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, ha hecho un llamamiento a la calma ante las cancelaciones producidas.

El evento prevé la participación de 2.400 expositores y reunir a más de 100.000 visitantes. La pasada edición de 2019 se cerró con la asistencia de más de 109.000 personas de 198 países de todo el mundo, lo que supuso un incremento de 2.000 visitantes respecto a 2018. La patronal de móviles GSMA, organizadora del congreso, estimaba que este año podría alcanzarse la cifra de 110.000, algo que difícilmente podrá cumplirse.

Un impacto de 500 millones de euros

El impacto económico que tuvo para Barcelona superó los 473 millones de euros y se crearon unos 14.000 empleos temporales. Por ese motivo, la no celebración del MWC sería un duro golpe económico para la ciudad catalana, a todos los niveles, desde el turismo hasta los múltiples servicios y contratos que dependen de la feria.

La multinacional Sony ha sido de las últimas en anunciar que no asistirá al MWC. “Damos la máxima importancia a la seguridad de nuestros clientes, socios y empleados, y por ello hemos tomado la difícil decisión de cancelar nuestra exhibición y participación en el MWC 2020”, ha explicado Sony en un comunicado. La multinacional mantiene la conferencia de prensa para el día 24 pero será a través de Youtube.

Hasta ahora, han sido Sony, Ericsson, LG, Nvidia, Amazon, NTT Docomo, Umidigi y hasta la china Umidigi, quienes han comunicado oficialmente que no acudirán a la feria. Pero se teme que el goteo continúe en los próximos días e incluso horas.

Nerviosismo en todas las instituciones

Lo que más nervioso está poniendo a las instituciones políticas es el nombre de las compañías que han anunciado que no acudirán al MWC. El posible efecto dominó que todo ello puede generar entre las grandes multinacionales es algo que, tanto Ada Colao como el propio Quim Torra, temen que suceda. Algunas de los grandes monstruos han dicho ya que no celebrarán las ruedas de prensa que estaban previstas para los cuatro días que dura el Congreso.

NTD Docomo es el operador dominante de Japón en telefonía móvil. Su retirada es llamativa, pues su presidente y consejero delegado, Kazuhiro Yoshizawa, era uno de los altos cargos que iba participar en los discursos de inauguración.

Algunas empresas chinas como TCL Communication, la antigua Alcatel, ha cancelado la rueda de prensa que tenía previsto celebrar el próximo 22 de febrero. Igualmente, ZTE no celebrará el encuentro previsto con toda la prensa internacional.

Por su parte, el fabricante de teléfonos y relojes inteligentes Umidiji ha sido la primera compañía china que ha anunciado que no asistirá. Otras como Xiaomi, Huawei, Oppo, Motorola y Realme mantienen, por ahora, su intención de estar en Barcelona.

En octubre pasado, cuando la organización dio a conocer los últimos detalles de la edición de 2020, habían confirmado su asistencia ejecutivos del nivel de Kazuhiro Yoshizawa, presidente y CEO de la japonesa NTT Docomo, que acaba de comunicar que no asistirá. También estaba confirmado el presidente y CEO de Nokia, Rajiv Suri; Vas Narasimhan, CEO de Novartis; Marc Fontaine, director de transformación digital de Airbus; Jhon Chambers, CEO y fundador de JC2 Ventures; Stephane Richard, presidente y CEO de Orange y presidente del consejo de administración de la GSMA, y el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

Artículos relacionados