Monitor del Seguro

El se­guro es­pañol pre­fiere la deuda de go­biernos a la de las em­presas

Spain es más que different

Destaca el bajo peso de las ac­ciones en las car­teras de las ase­gu­ra­doras

iAhorro
iAhorro

El sector ase­gu­rador es el mayor in­versor ins­ti­tu­cional en Europa. Su im­po­nente car­tera (más de 10 bi­llones de eu­ros) y su mo­delo de ne­gocio a largo plazo con­vierten a esta in­dus­tria en un im­por­tante pro­veedor de fi­nan­cia­ción para go­biernos y em­pre­sas. Pero no tods los países de la Unión Europea se com­portan igual: ene so España es di­fe­rente. ¿Qué hay exac­ta­mente de­trás de esa car­tera de in­ver­siones en la Europa co­mu­ni­ta­ria?

Con los datos del último Financial Stability Report publicado por Eiopa (Autoridad Europea de Seguros y Pensiones de Jubilación), AFI ha hecho una radiografía del asset allocation de estas carteras. Lo primero que se aprecia es que el conjunto de las aseguradoras de la Unión Europea concentra cerca del 80% de sus inversiones en bonos (63,6%) y en acciones (15,1%), es decir, en activos tradicionales.

Si ponemos la lupa en la renta fija se ve, además, que aunque es muy similar el porcentaje que se dedica a la compra de deuda de gobiernos y el que se destina a la deuda de empresas, hay una ligera preferencia por la renta fija corporativa, 32,2% frente a 31,4%. Aunque no en todos los casos. España es uno de esos países que se salen de la tendencia general. En primer lugar, el porcentaje de deuda en las carteras es bastante mayor (del 79,3%); y en segundo, existe una mayor querencia por la deuda de gobiernos frente a la de empresas. (58,6% vs. 20,7%).

Este es un rasgo que comparte con países como Italia. Además de razones idiosincráticas y de estructura de mercado, hay otro motivo que apunta AFI y que explica la mayor preferencia por la renta fija gubernamental frente a la corporativa en el caso español e italiano: los niveles de tipos de interés estructuralmente más elevados en ambos países.

España también es diferente en el caso del peso de las acciones en la cartera. De media en las aseguradoras europeas es del 15,1%. Y muy lejos de ese porcentaje se encuentran las compañías españolas, con un 5,7% de media. Ese porcentaje solo es menor en el caso de cinco países de la UE, ninguno de ellos con un sector asegurador relevante: Estonia (1,5%), Lituania (1,6%), Letonia (2,5%), Hungría (4,7%) y Grecia (4,7%). En el otro extremo nos encontramos países como Suecia (33,2%), Islandia (28,8%), Dinamarca (27%), Noruega (22,9%) o Alemania (21,5%).

Más allá de las diferencias por países, los datos corroboran algo de lo que se lleva mucho tiempo hablando, el desplazamiento generalizado y creciente desde clases de activos de menor riesgo hacia otros de mayor riesgo como consecuencia del prolongado entorno de bajos tipos de interés, e incluso negativos. Es en este contexto en el que se aprecia un mayor interés por las inversiones alternativas en acciones no cotizadas, hipotecas o infraestructuras. Según AFI, “este cambio de orientación del perfil inversor es previsible que se acreciente en los próximos años, en tanto que el entorno de tipos reales negativos que se ha asentado a lo largo de los últimos tres, tiene visos de ser ‘animal de compañía’ durante algunos años más”.

Préstamos e hipotecas

Los préstamos e hipotecas representan de media el 5,7% de la cartera de inversión de las aseguradoras europeas frente al 4,9% de hace un par de años. Aunque no ha sido precisamente España el motor de este avance. El peso de este tipo de inversiones en la cartera de las aseguradoras españolas es de tan solo un 0,8%, el mismo porcentaje que en 2017.

En el caso del sector inmobiliario, de media el peso es del 2,2%, con las aseguradoras españolas algo por encima, un 2,4%, pero sin que se haya notado tampoco en los últimos años un incremento de estas inversiones. Y respecto a otras inversiones alternativas, en Europa de media representan el 8,2% de la cartera, y en España el 4%. En este caso incluso han bajado ligeramente su peso respecto a los datos de hace dos años (4,2%). Es, además, el porcentaje más bajo de entre los principales mercados aseguradores europeos (Francia, 11,6%; Alemania, 5,8%; Italia, 9,4%; Países Bajos, 9,1%; y Reino Unido, 8,5%).

Artículos relacionados