Admite que el banco pagó un in­forme rea­li­zado por Cenyt para un asunto par­ti­cular

FG apunta a Cano, Corrochano y Ayuso en el conocimiento del espionaje de Villarejo

El ex pre­si­dente del BBVA se au­to­ex­culpa en el su­mario pero ad­mite au­to­rizar la con­tra­ta­ción

Francisco Gonzalez, ex presidente de honor del BBVA
Francisco Gonzalez, ex presidente de honor del BBVA

Francisco González, ex pre­si­dente del BBVA, ad­mitió ante la ma­gis­trado de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, au­to­rizar la con­tra­ta­ción de de­tec­tives para de­fen­derse del "asalto" de la cons­truc­tora Sacyr, pero ase­guró que des­co­nocía que fuera Cenyt, la ins­tru­mental del ex co­mi­sario Villarejo. Reconoció sin em­bargo que se le fa­ci­litó in­for­ma­ción de sus pes­quisas ("dos in­formes de uno o dos fo­lios cada uno") y que fue Ángel Cano, Julio Corrochano y Javier Ayuso quienes lle­vaban la es­tra­tegia de­fen­siva del BBVA en los casos de Sacy y/o Ausbanc.

En su larga declaración de más de tres horas ante el magistrado y los fiscales de la Fiscalía Anticorrupción, contenida en el sumario del caso Tamden, al que ha tenido acceso www.capitalmadrid.com, FG echa balones fuera en cuanto a su supuesta responsabilidad en la contratación y pago de más de 10,2 millones de euros al ex comisario Villarejo manteniendo que para él este asunto era "menor", una vez fuera desactivada, casi de inmediato, la operación de compra del 3% del capital del BBVA por parte de la constructora Sacyr en diciembre de 2004.

(A su entender, la operación fue desactivada porque Pedro Solbes, ex vicepresidente del Gobierno de Zapatero, "actuando de mala gana", apuntó a Miguel Sebastián, ex jefe de la oficina económica del Gobierno, como responsable e inductor de la misma y porque era "ilegal" y perjudicial, implicando al presidente de la CNMV y otros supervisores en su desarticulación casi inmediata. De la misma dijo tener primera noticia a través de José Ignacio Goirigolzarri, su consejero delegado, que fue informado por Luis del Rivero.)

El ex presidente del BBVA durante casi 20 años no explica, en su testimonio, por qué tiene lugar la contratación de Cenyt, una vez ya desactivado el asalto de la constructora en muy pocos días, y mucho menos porqué se firman dos contratos con fechas de finales de diciembre de 2004 y enero de 2005 con la empresa del ex comisario, en prisión preventiva desde hace casi tres años precisamente por compaginar su trabajo de servidor público con actividades privadas ilegales según el vigente Código Penal.

En esa dirección, Francisco González busca trasladar la responsabilidad a Julio Corrochano, jefe de seguridad del BBVA entonces y ex jefe en la Dirección General de la Policía de Villarejo: Ángel Cano, entonces director de Medios del BBVA y posterior consejero delegado, y a Javier Ayuso, ex director de Comunicación, de los que implica, uno o a todos, en el conocimiento y/o pago de los trabajos de espionaje ilícito de Cenyt y Villarejo. Sobre Corrochano y Ayuso asegura que necesariamente coordinaban sus actuaciones dentro de una estrategia de defensa contra asuntos de interés para la seguridad e imagen del BBVA en reuniones varias y continuas.

La escucha del audio, en tres mp3 de más de 170 MG, de la larga declaración de FG ante la Audiencia Nacional invita a todo tipo de especulaciones, algunas muy sorprendentes: desde la actuación desafiante de FG ante sus interrogadores (magistrado y fiscales), su ambivalente memoria (recuerda detalles nimios y que supuestamente le exculparían, como el denominado código FG de Conducta Interna del BBVA y le falla la cabeza en otros de importancia capital para el caso) y sobre todo su manifiesta intención de trasladar responsabilidades a otros en la enrevesada madeja interna del espionaje realizado por Villarejo, vigente desde diciembre de 2004 hasta casi el año 2018, poco antes de su salida del banco e incluso después de la detención de Villarejo.

En el primer audio, FG asegura que el autorizó la contratación de una agencia de detectives (a propuesta de su ex jefe de seguridad Corrochano), eso sí sin saber que era propiedad de Villarejo y otros ex policias; reconoce que recibió informes cortos (de apenas uno o dos folios y sin mebrete) con información "muy común" y toda ella conocida sobre el empresario Juan Abelló y el ex ministro Miguel Sebastián y que en esas reuniones participaron "siete u ocho personas", de los que sólo se recuerda que estaban presentes Cano y Corrochano, no pudiendo identificar al resto de asistentes.

En este primer audio, FG admite un punto clave y que puede provocar acciones legales del BBVA contra su ex presidente. Cenyt y un miembro de esa empresa realizó un informe personal para él, como fue la compra de un chalet en la zona de Marbella de carácter privativo. Asegura que desconocía los detalles de este hecho y que se le informó de ello cuando saltó a la luz todo el escándalo del espionaje de Villarejo en 2018. El hecho de que ese informe fuera abonado con dinero del banco puede acarrear un delito adicional de cohecho y de utilizar su cargo en el BBVA en beneficio propio, una violación clara del ¡Denominado Código FG!

Artículos relacionados