BOLSA

Dominion toma oxígeno

La re­ciente con­fir­ma­ción su plan es­tra­té­gico puesto en marcha el año pa­sado con vistas a 2022 ha dado un pe­queño res­piro a la pre­sión ba­jista e inopor­tuna que venía su­friendo la co­ti­zada Global Dominion en los úl­timos meses y que se ha ace­le­rado en enero hasta dejar al valor en uno de sus peores mo­mentos desde su sa­lida a bolsa.

El principal objetivo del grupo es duplicar sus beneficios al final del plan respecto a las ganancias de más de 27 millones de euros obtenidas al cierre de 2018, gracias a un crecimiento esperado de las ventas de más del 5% anual y del 10% del Ebitda en estos cuatro años.

Un ambicioso plan que se está viendo confirmado en las cuentas de los últimos trimestres poniendo a la compañía en disposición de cerrar 2019, a falta de las cifras oficiales, con cifras récord con crecimientos de doble dígito en las principales líneas de resultados.

La consultora de servicios y soluciones tecnológicas ha insistido además en que contempla lograr este crecimiento de una forma orgánica, aunque confía en que las últimas adquisiciones realizadas y las oportunidades que surjan por el camino puedan agilizar e impulsar la consecución de sus metas.

Al tiempo ha reiterado su intención de repartir dividendo en 2020 por primera vez en su historia con el pago del orden de un tercio de sus beneficios después de frustrarse sus intenciones de premiar a sus accionistas ya el año pasado.

Para ello, se centrará en profundizar en sus propuestas de valor diferencial, optimizar su posición en la cadena de valor, ahondar en la diversificación y digitalización de su actividad y en mantener la estructura organizativa necesaria, con un adecuado modo de gestión, para alcanzar estos objetivos en un escenario cada vez más disruptivo.

Después de dos años en franco retroceso en su cotización, estas cifras han insuflado oxígeno a las acciones de Global Dominion con un rebote del orden del 12% en las últimas sesiones. Esta reacción al alza ha permitido recuperar al valor el importante nivel de soporte que tenía sobre los 3,5 euros por acción, lo cual podría ser la señal que estaban esperando los expertos técnicos para dar por cerrada la tendencia bajista puesta en marcha en octubre de 2018.

El cambio de tendencia al alza, sin embargo, solo se verá confirmado cuando logre superar primero su principal resistencia actual en torno a los 4,1 euros y un segundo obstáculo posterior sobre los 4,5 euros, por lo que lo más aconsejable sería ir haciendo comprar progresivas en caso de apostar por la compañía a medio y largo plazo.

Artículos relacionados