BOLSA

Escaso margen de mejora para la banca en 2021

La pre­vi­sible apro­ba­ción en ca­dena de las va­cunas en Europa tras el primer paso dado por el Reino Unido no pa­rece su­fi­ciente como para pensar en una me­jora de la si­tua­ción fi­nan­ciera para el sector ban­cario en los pró­ximos me­ses. Un jarro de agua fría des­pués de que ni uno solo de los bancos es­pañoles vaya ca­mino de ce­rrar este año con alzas en la Bolsa.

De hecho, la agencia internacional de calificación Moody´s ha decidido mantener esta semana la calificación negativa de la banca europea para 2021.Esta decisión recoge las expectativas de la firma sobre el debilitamiento de los fundamentos del crédito como consecuencia de la pandemia.

Al respecto, la lenta recuperación económica de la crisis del Covid-19, el previsible incremento de la morosidad del crédito y las escasas expectativas de recuperar rentabilidad auguran un panorama bajo mínimos para los bancos en los próximos meses.

El reciente informe del servicio de inversores de la agencia crediticia prevé que la baja rentabilidad de las entidades de la zona del euro se debilitará aún más el año que viene, lastrada por el recorte de los ingresos y por el incremento de los impagos.

La delicada situación obligará a las entidades a dedicar más recursos con el fin de acelerar su digitalización y reducir sus costes para contrarrestar las presiones sobre los márgenes de intereses que muestra la evolución de los ingresos.

Todo apunta, de este modo, a la continuación del proceso de fusiones y adquisiciones en el sector a escala nacional a lo largo del próximo año para afrontar la crisis. Sin embargo, la firma no es optimista con operaciones transfronterizas, más necesarias que nunca. Mientras no se produzca una armonización entre las normativas de los distintos países y la protección del consumidor no cabe esperar operaciones transnacionales.

Durante estos tiempos de incertidumbre, un capital y una liquidez sólidos serán los fundamentos clave para los bancos a la hora de mantener su fortaleza. Entre tanto, las políticas monetarias acomodaticias con bajos tipos de interés seguirán brindando cierto apoyo, aunque reduzcan sus márgenes.

De cara al próximo ejercicio, por tanto, no cabe confiar en grandes saltos de calidad por parte del sector en su conjunto, aunque sí es posible que los grandes bancos puedan ofrecer mayores alegrías a sus accionistas tras un 2020 para olvidar.

Artículos relacionados