El Covid-19 dis­para el in­terés de las fa­mi­lias por las vi­viendas uni­fa­mi­liares

Las promotoras sacan la cabeza en bolsa por el alza de la demanda de vivienda nueva

El ritmo de pre­ventas de las grandes com­pañías del sector crece sus­tan­cial­mente para este año y 2021

Metrovacesa | Aura ...
Metrovacesa | Aura ...

Las pro­mo­toras in­mo­bi­lia­rias re­cu­peran el pulso en bolsa. Al me­nos, han en­con­trado la senda de la es­ta­bi­li­dad, lo que no es poco para un sector que nunca ha re­ci­bido el re­co­no­ci­miento del mer­cado en tér­minos de va­lo­ra­ción. Las pro­mo­toras de nueva crea­ción o las his­tó­ricas que vol­vieron a la bolsa entre 2017 y 2018 fueron pe­na­li­zadas desde el primer mo­mento porque el mer­cado siempre in­ter­pretó que sus va­lo­ra­ciones no eran rea­lis­tas.

La situación se ha mantenido también durante buena parte de 2020. Pero tras el gran rally bursátil de noviembre, el sector está consolidando posiciones. Neinor y Aedas, caen en torno al 10% en el parqué -menos que el alrededor del 15% que cede el índice general de Madrid- y Metrovacesa sigue asumiendo el rol de promotora más castigada, como viene siendo una constante desde que redebutó en bolsa en febrero de 2018. Pero ahora está en pleno rebote.

Pero ahora los inversores empiezan a valorar que la promoción inmobiliaria puede ser una opción atractiva a corto y medio plazo. Los bancos han subido demasiado (casi un 50% en noviembre), como las 'utilities' y las farmacéuticas. El mercado necesita relevos, y en un escenario de recuperación económica potente si las vacunas contra el Covid-19 demuestran eficacia, el negocio del ladrillo podría ser uno de los grandes beneficiados.

"¿Por qué no? Vemos que se siguen vendiendo casas a buen ritmo. A pesar de la convulsión provocada por la pandemia, en septiembre la venta de viviendas sólo bajó un 1,1% respecto al mismo mes del año pasado. Es verdad que en el cómputo del año la cifra total ha caído algo más de un 20%, pero está claro que asistimos a un proceso de recuperación potente. Parece que lo peor ha pasado", señalan en una gran consultora inmobiliaria.

También sigue a buen ritmo el mercado hipotecario, en el que al cierre del tercer trimestre la producción de préstamos sólo se ha había reducido un 7,6% respecto al año pasado. La banca sigue echando el resto para financiar operaciones y eso garantiza el dinamismo de un mercado en pleno proceso de recuperación. Pero, sobre todo, hablan las cifras de las grandes compañías del sector. Es decir, las preventas alcanzadas hasta ahora.

Preventas disparadas

En Neinor, el ritmo de preventas no se ha resentido desde los niveles previos al comienzo de la pandemia. La compañía ya ha completado las obras de las más de 1.700 viviendas que había previsto entregar este año. Y el porcentaje de preventas para 2021 y 2022 supera holgadamente el 50% y el 30%. Cifras muy alentadoras para una compañía que mantiene el objetivo de cerrar el año en curso con un 'ebitda' de 100 millones de euros.

Por su parte, Aedas ya tiene prevendidas las 1.900 viviendas que entregará antes del 31 de marzo y casi el 60% de todas las previstas para 2021. En el tercer trimestre, la compañía prevendió algo más de 500 unidades. Nunca había llegado tan alto desde su debut en bolsa. ¿Qué hay detrás de esta mejora significativa de las cifras del sector? Sobre todo, el fuerte aumento de la demanda de viviendas nuevas unifamiliares por parte de las familias españolas.

Casas entre los 100 y los 150 metros cuadrados situadas a no más de 20 ó 25 kilómetros de las grandes capitales son una parte significativa de la oferta de estas nuevas promotoras. En pleno Covid-19 y con el teletrabajo imponiendo su ley en el mercado laboral, viviendas de última generación, amplias y en espacios abiertos ganan muchos adeptos entre los potenciales compradores de viviendas españoles.

"La crisis ha reducido la oferta de casas nuevas, lo que significa que hay menos producto para comprar, lo que debería contribuir a que los precios de este tipo de vivienda se mantengan. Ese es otro de los factores que están valorando los inversores que estudian entrar en las promotoras cotizadas. El escenario no es el ideal, pero ha mejorado mucho después del verano", señalan en fuentes del sector.

La entrada del fondo Helikon en Metrovacesa (en junio había formalizado su llegada a Aedas) es la última prueba de que algo se mueve en el capital de las promotoras, que están consolidando las ganancias amasadas en noviembre (Aedas o Neinor habían empezado a recuperar en bolsa bastante antes tras el gran desplome de marzo) sin demasiada dificultad. A la espera de que el cuarto trimestre confirme la mejoría de las cifras del sector, la promoción inmobiliaria quiere una nueva vida en bolsa.

Artículos relacionados