Las em­presas es­tu­dian am­pliar esta fór­mula en 2021 a la vista de que crece la in­cer­ti­dumbre

El 'scrip' dividend' amenaza con quedarse mucho tiempo a la espera de la tercera ola

Las com­pañías ne­ce­sitan al­ter­na­tivas a la re­tri­bu­ción clá­sica para evitar ser pe­na­li­zadas

Scrip dividend
Scrip dividend

España, Japón, Italia, Australia, Dinamarca, Islandia, Países Bajos... Son los nom­bres de los países que ya han con­fir­mado casos de con­tagio de la nueva cepa de co­ro­na­virus des­cu­bierta en Reino Unido. Una va­riante que hoy por hoy es la ame­naza nú­mero uno a nivel glo­bal. La cepa emerge en plena cam­paña apli­ca­ción de los fár­macos que hace poco más de mes y medio hi­cieron volar a las Bolsas gra­cias a su efec­ti­vi­dad. Y ahora, ¿qué?¿Apostar por los di­vi­den­dos?

La nueva cepa procedente de las islas es todavía una gran desconocida. Pero teniendo en cuenta los efectos devastadores del Covid-19 desde marzo, es suficiente para meter la duda en el cuerpo de quienes en noviembre apostaban por una recuperación económica muy rápida. Las empresas, que se las prometían muy felices con las expectativas, ven cómo el cielo se nubla. Quienes contaban con una reactivación de la remuneración al accionista se plantean de nuevo todos los escenarios.

El ejercicio 2020 ha sido el de la resurrección del 'scrip dividend' o dividendo en acciones. En realidad nunca estuvo muerto, pero lo cierto es que en 2019 fue utilizado en pequeñas dosis. El año pasado, el pago en papelitos no llegaba al 15% del total, pero en este que termina el porcentaje se queda a las puertas del 30%. El 'scrip' ha sido un mecanismo de emergencia para hacer frente a una situación tan inesperada como dramática en las cuentas de las empresas.

La cuestión es para cuánto tiempo ha vuelto a la bolsa española. "Creo que veremos cifras ascendentes en 2021. Son muy pocas las empresas, por no decir ninguna, que ahora mismo están en disposición de asegurar que mejorarán tanto la retribución como la fórmula empleada. El 'scrip' será más utilizado el año que viene y no descarto que pueda suponer el 40% de los pagos. Para muchas empresas, esta fórmula con truco es la tabla de salvación", señalan en un gran 'broker' nacional.

Son muchas las compañías que este año se han visto penalizadas en el parqué porque han liquidado temporalmente el dividendo o porque le han practicado un suculento recorte. Muchas de las que han dejado el casillero de la retribución a cero van a recurrir al pago en acciones para evitar más fugas de accionistas. En España el dividendo es una religión, y dos años de pagos cero, una eternidad. Todo apunta a que el 'scrip dividend' viene para quedarse por bastante tiempo.

"No creo que se llegue a los niveles más duros de la pasada crisis, cuando el pago en acciones llegó a suponer el 50% del total. Entonces, como ahora, la consigna era preservar la caja y recurrir a las ampliaciones de capital continuas, que diluían a los accionistas. Pero esta crisis, incluso en el peor de los casos, será más corta que la que arrancó en 2008. Este año el 'scrip' ha crecido alrededor de un 20%. Veremos un aumento, pero no de esa importancia", aseguran fuentes bursátiles.

La realidad es que en 2021 muchas empresas tendrán que elegir entre el pago en acciones o nada. "No veo una recuperación tan rápida de los resultados como para frenar el crecimiento del 'scrip dividend'. Cómo mínimo, los dos primeros trimestres del año van a ser malos sin paliativos porque la pandemia va a seguir azotando y hay un temor nada disimulado a una tercer ola. Habrá que tener paciencia a la espera de tiempos mejores", señalan un veterano analista.

Tras un tramo final de año en el gigantes como Santander, Telefónica, Iberdrola, Repsol o ACS han puesto en marcha o anunciado sus respectivos 'scrip dividend', todo apunta a que hay pago en acciones para rato. Para la banca, con los dividendos muy limitados, es casi la única opción razonable a la espera de que el BCE levante la mano, quizá el próximo mes de septiembre. Pero para otras muchas empresas que no son bancos se trata de un mal menor. El accionista manda.

Artículos relacionados