Monitor de Consumo Bancario

En marzo, el TJUE abrió la puerta a de­clarar la abu­si­vidad de esta cláu­sula

La Justicia europea admite a trámite una nueva cuestión prejudicial sobre el IRPH

Un juez bar­ce­lonés re­clama acla­ra­ciones des­pués de que el Supremo des­car­tase el ca­rácter abu­sivo de esta prác­tica

Euribor, índice de referencia
Indice de referencia hipotecaria.

Nuevo ca­pí­tulo en el fo­lletín del IRPH. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha ad­mi­tido a trá­mite una nueva cues­tión pre­ju­di­cial en la que se insta al ór­gano a cla­ri­ficar su in­ter­pre­ta­ción sobre este con­tro­ver­tido ín­dice hi­po­te­ca­rio. Presentada por Francisco González de Audicana, ma­gis­trado del juz­gado de pri­mera ins­tancia nú­mero 38 de Barcelona (quien ya elevó en el pa­sado otra cues­tión pre­ju­di­cial sobre el mismo asunto a la Justicia eu­ro­pea), la in­ter­pe­la­ción surge del pro­nun­cia­miento del Tribunal Supremo, que des­cartó el ca­rácter abu­sivo del ín­dice.

El IRPH es, probablemente, la causa de la disputa más reñida en el ámbito del mercado hipotecario. Originariamente, este indicador existía en tres variantes: IRPH Cajas, IRPH Bancos y CECA, este último correspondiente a las cajas de ahorros. Para calcularlo, las entidades financieras enviaban al Banco de España (BDE) la media aritmética de los intereses de sus hipotecas. El supervisor hacía la media de las cifras de todas las entidades y publicaba el resultado.

La principal crítica a esta cláusula radica en su coste: los clientes vinculados a él siempre acaban pagando más que los del Euribor. En concreto, el sobrecoste se sitúa entre los 250 y los 300 euros, según los datos de las organizaciones de afectados, que defienden el carácter abusivo del indicador y el derecho de los usuarios a que el dinero que han pagado de más les sea reembolsado.

El eco de la problemática ha llegado incluso al Congreso de los Diputados, ya que muchas Viviendas de Protección Oficial (VPO) tienen hipotecas ancladas al índice. Al Ejecutivo de Pedro Sánchez se le ha recordado que en el pasado el PSOE se manifestó a favor de eliminar el IRPH de las VPO, adquiriendo un compromiso que aún no se ha materializado.

El Supremo, en lo suyo

El pasado mes de octubre, el Tribunal Supremo rechazó las quejas de los afectados con cuatro sentencias a favor de entidades bancarias, en las que resolvía otros tantos pleitos sobre el IRPH. En los fallos, emitidos todos ellos con el voto particular contrario de uno de los magistrados, el Alto Tribunal expresaba que el índice, pese a que había sido introducido de forma no del todo transparente, no era intrínsecamente abusivo. Esta interpretación del máximo órgano jurisdiccional del país es la que ha llevado al juez González de Audicana a elevar una nueva cuestión prejudicial al TJUE.

Ya en marzo, la Justicia europea resolvió que la introducción del IRPH en las hipotecas estaba sujeta a los controles de transparencia de la directiva europea de derechos de los consumidores. Se posicionó de forma paralela al criterio del Supremo español, que en 2017 había dicho que estaba exenta de dichos controles.

Además, instaba a los tribunales españoles a comprobar en cada caso que la cláusula sea no sólo comprensible en un plano formal y gramatical, sino también permitir que el consumidor medio, "normalmente informado y razonablemente atento y perspicaz", esté en condiciones de comprender el funcionamiento del índice. Luxemburgo, por tanto, admitía la posibilidad de que el indicador IRPH fuera introducido de forma abusiva, abriendo la puerta a una oleada de reclamaciones en los que la banca se jugaba miles de millones de euros.

La nueva interpelación elevada por el titular del juzgado de primera instancia barcelonés abre una nueva etapa en la controversia que promete ser larga, ya que, en promedio, el TJUE tarda un año y tres meses en emitir una resolución de este tipo.

Artículos relacionados