Monitor del Seguro

El 30% afronta el Covid-19 con un ahorro in­fe­rior a un mes del sa­lario medio

La pandemia destapa la fragilidad de los hogares españoles

España es uno de los países con mayor de­sigualdad en la dis­tri­bu­ción del ahorro

Sin título
Sin título

El aho­rros es siempre im­por­tante por lo que pueda pa­sar. Y ese ‘por lo que pueda pa­sar’ ha pa­sado. La pan­demia ha des­ta­pado las ca­ren­cias que hay en España en este ám­bito, una in­su­fi­ciencia que siempre ha preo­cu­pado al sector ase­gu­ra­dor. Recientemente, Mirenchu del Valle, se­cre­taria ge­neral de Unespa, de­nun­ciaba que el reto es­truc­tural de la pre­vi­sión y el co­yun­tural de la crisis del Covid-19 se dan la mano. No podía ser de otra ma­nera.

Decía: “Una de las enseñanzas que debiéramos de obtener de esta experiencia tan traumática es que tenemos que mejorar nuestros estabilizadores particulares; algo que se consigue generando adecuadas masas de ahorro”.

Y efectivamente el virus ha pillado a muchos españoles sin ese tan necesario colchón. Hay cifras. El 30% de las familias españolas afronta la crisis del COVID-19 con un ahorro inferior a un mes del salario medio. Este es uno de los datos que aporta el primer estudio del Observatorio del Ahorro Familiar de Fundación Mutualidad de la Abogacía y Fundación IE de IE University, un informe que cruza los datos disponibles de diversas fuentes, como la Encuesta Financiera y de Consumo de las Familias o Household Finance and Consumption Survey (HFCS), coordinada y gestionada por el Banco Central Europeo, y las estadísticas de la OCDE y de Eurostat.

El estudio tiene especial interés porque analiza la resiliencia de los hogares frente al coronavirus desde la perspectiva de la riqueza financiera o ahorro acumulado que poseen. Y, además, tiene en cuenta la mayor resiliencia con la que cuentan aquellas familias que están en posesión de alguna propiedad inmobiliaria, especialmente cuando esta está libre de cargas hipotecarias.

Según la investigación, la cifra de ahorro media en España se situaba antes de la irrupción de COVID en 56.300 euros y la mediana en torno a los 9.000, una cifra muy baja. “Esto llevó al 40% de los hogares en España a quedar por debajo del umbral de seguridad financiera al no poder contar con un ahorro acumulado del 60% de salario medio de tres meses”. Con estas mismas cifras del informe se extrae otra interesante conclusión: España es el país con mayor desigualdad en la distribución del ahorro financiero entre los países analizados en el informe (Alemania, Bélgica, Francia, Italia y Portugal, además de España).

El ranking europeo de hogares con mayores niveles de ahorro financiero lo encabezan Bélgica y Alemania, donde el 50% de sus hogares cuentan con ahorros superiores al 60% y 40%, respectivamente, del PIB per cápita y el salario anual; seguidos de España y Francia, con el 50% de los hogares en posesión de un ahorro financiero equivalente a aproximadamente un tercio de su PIB per cápita y su salario medio anual (situado en los 26.821 euros para el caso español), lo que indica que en ambos países el ahorro financiero de la mitad de los hogares está por debajo de los cuatro meses de salario medio. A la cola del ranking se situarían Portugal e Italia, con los hogares financieramente más pobres de la muestra.

“El estudio refleja lo frágiles que son los hogares españoles para afrontar una de las mayores crisis que ha vivido nunca la humanidad. Sin duda es necesario aumentar el colchón del ahorro en España y dar a conocer todos los instrumentos que existen para ayudar a la población española en este sentido. Es responsabilidad de las autoridades políticas desarrollar el marco institucional y legislativo apropiado, que cuanto menos no penalice el ahorro sobre el consumo, y que, además, contemple los mecanismos adecuados para incidir en el complejo conjunto de factores psicológicos, sociales y contextuales que modelan la conducta de las personas”, señala Enrique San Fernández-Lomana, presidente de la Fundación Mutualidad de la Abogacía.

Es decir, es necesario fomentar el ahorro ente la población. Laura Núñez, profesora de Finanzas de IE Business School y directora del Observatorio del Ahorro Familiar, explica que “el ahorro familiar es esencial porque constituye un mecanismo de resorte ante imprevistos como el que hemos vivido este año con el COVID-19 y de nivelación de ingresos y gastos a lo largo de la vida.

La resiliencia financiera de los hogares no es una cuestión puramente de mayores ingresos, es una cuestión de planificación financiera. Es necesario modificar la visión que tenemos del ahorro, que prioriza el gasto, y transformarla en una visión que priorice el ahorro sobre el gasto”. A juicio del sector asegurador, las medidas que prevé el Gobierno no ayudan precisamente a lograr este objetivo

Artículos relacionados