Confían en el desa­rrollo de una es­tra­tegia común en los países de la Europa co­mu­ni­taria

Las farmacéuticas europeas reviven frente al desafío de EEUU y China gracias a las vacunas

Pretenden re­cu­perar el li­de­razgo en la in­ves­ti­ga­ción de me­di­ca­mentos in­no­va­dores

Guerra por las vacunas.
Guerra por las vacunas.

La in­dus­tria far­ma­céu­tica eu­ropea quiere re­cu­perar el tiempo per­dido y con­si­dera que la ba­talla contra el coivi­d-19 es una opor­tu­nidad para ello. Su par­ti­ci­pa­ción en la in­ves­ti­ga­ción mun­dial ha dis­mi­nuido cons­tan­te­mente du­rante los úl­timos 20 años. En ese tiempo, los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción se han tras­la­dado a otros paí­ses, prin­ci­pal­mente a Estados Unidos, y más re­cien­te­mente a China. Pero la pan­demia del co­vi­d-19 ha co­lo­cado a este sector ante el dis­pa­ra­dero, que se verá for­zado a reac­cio­nar.

En las últimas dos décadas, Europa ha pasado de liderar la I+D biomédica mundial a ser el origen de apenas el 23% de los medicamentos innovadores, mientras que el 47% proceden ya de compañías estadounidenses, según recoge el informe Pharmaprojects&Scrip, de 2019, informa Farmaindustria.

La crisis de la Covid-19 ha puesto a la industria farmacéutica en primer plano que trabaja contrarreloj para obtener el desarrollo de la vacuna. La carrera entre los líderes del sector es sin freno. Investigaciones que venían a tardar años, ahora se están llevando a cabo en meses.

Europa ha dado un paso al frente con el desarrollo de una de las vacunas contra el covid-19. Se trata de la farmacéutica alemana BioNTech, que ha batallado sin descanso frente a a norteamericana Pzifer. Los descubridores de la vacuna son dos turcos que llegaron de niños a Alemania, se casaron y crearon la farmacéutica BioNTech. Han sido designados Personajes del Año por Financial Times en un reportaje largo (The Big Read) que saldrá este fin de semana pero que ya está en la red (FT People of the Year: BioNTech’s Ugur Sahin and Ozlem Tureci.

Estrategia europea

El sector confía que, con el desarrollo en la Estrategia Farmacéutica Europea, ya adoptada por la Comisión Europea y que se desarrollará durante el próximo año, pueda recuperarse el potencial que tuvo el sector en el mundo. El objetivo principal de la Estrategia Europea es garantizar que los pacientes tengan acceso a medicamentos innovadores y asequibles, así como fomentar la competitividad, la capacidad innovadora y la sostenibilidad de la industria farmacéutica de la UE.

Para la industria farmacéutica es crítico que esta nueva política revierta la tendencia que amenaza con dejar a Europa en manos de Estados Unidos y China. “Elegir las políticas adecuadas para abordar estos desafíos será fundamental para evitar una mayor pérdida de competitividad, mientras la UE se esfuerza por recuperar su posición de líder mundial en la innovación médica”, señalan desde la patronal europea, Efpia.

A pesar de encontrarse en una situación difícil, la apuesta de la industria farmacéutica por la inversión en Europa se ha mantenido en buen nivel, afirma la patronal europea. El último balance recoge que el sector invirtió en 2019 más de 37.500 millones de euros en I+D, emplea directamente a casi 800.000 personas y produjo por valor de 275.000 millones de euros.

Artículos relacionados