Monitor de Consumo Bancario

El año se des­pide con el des­plome del Euribor lle­gando a otro mí­nimo his­tó­rico

Las hipotecas en 2021 no necesariamente serán más caras

Los prés­tamos a tipo fijo for­zados por la banca y se pro­lon­garán en el mer­cado

Mercado de la vivienda
Mercado de la vivienda

Los datos del Euribor en no­viembre pa­re­cieron sin­te­tizar el con­junto del año 2020. El rey de los ín­dices hi­po­te­ca­rios cerró el un­dé­cimo mes hun­dido en un abismal -0,504%, un nuevo fondo his­tó­rico que ha de­jado oji­plá­ticos a mer­cados y ana­lis­tas. La zo­zobra pro­vo­cada por la pan­demia ha hecho verdad lo im­po­si­ble, di­bu­jando un es­ce­nario fi­nan­ciero en el que las en­ti­dades pro­cu­rarán cu­rarse en salud mi­rando con lupa a quién prestan y en qué con­di­cio­nes. Pero eso no sig­ni­fica que de­jarán de prestar ni serán más ca­ros.

El Euribor ha vivido inmerso en una montaña rusa durante la mayor parte de 2020, coincidiendo con el estallido y la expansión de la pandemia. Tras muchos meses de caídas, subió abruptamente con la llegada del virus, rebotando a la baja arrastrado por los estímulos del Banco Central Europeo (BCE).

Ahora, el índice está perdido en lo más profundo de la fosa de las Marianas, lo que a priori es una buena noticia para los hipotecados a tipo variable. Sin embargo, no es el único factor que juega a favor de los clientes de cara al nuevo año.

La vivienda, a la baja

Pese a que la bajada en el agonizante 2020 será limitada (en torno a un 2%), el precio de la vivienda adelgazará mucho el próximo año. Así lo vaticinan en Pisos.com: según sus previsiones, en 2021 se producirá un fuerte desplome, que podría ser de entre el 5% y el 7%. Incluso sería posible que se toque un fondo del -9% y se tarden tres años en volver a los niveles anteriores al covid-19.

Desde este portal afirman sin tapujos que es un buen momento para comprar y endeudarse si se dispone del capital para ello, pero hay otros indicadores a tener en cuenta si se está considerando la importante decisión de solicitar una hipoteca. Y es que el virus ha dejado a los bancos para pocas alegrías, por lo que pasarán por el microscopio cada préstamo que vayan a conceder.

Requisitos más estrictos para las hipotecas

Según los analistas del comparador financiero HelpMyCash, los requisitos para acceder a una hipoteca en 2021 serán igual de estrictos o más que los que hay actualmente. El motivo es que la situación de muchas familias empeorará, con lo que el riesgo de impago de las cuotas será más alto. Por consiguiente, las entidades serán minuciosas a la hora de analizar y aprobar las solicitudes de financiación.

Pero este hecho, según analistas tan solventes, no significa que las hipotecas se encarecerán. Precisamente puede ocurrir lo contrario, ya que la demanda de viviendas será o puede ser considerablemente inferior.

Lo más probable, en cualquier caso, es que aquellos solicitantes con un perfil más arriesgado para el banco (pocos ahorros, situación laboral incierta, etc.) tengan vetado el acceso a una hipoteca. En ese sentido, también será más complicado conseguir una financiación de más del 80% de la compra de la vivienda, aunque los solicitantes con una mejor situación económica (personas con ingresos elevados, funcionarios…) aún podrían obtener más de ese porcentaje si negocian con la entidad bancaria o contratan a un intermediario financiero.

Los diferenciales en cura de engorde

Una rápida mirada a la historia financiera reciente basta para saber qué hacen los bancos cuando los tipos bajos amenazan sus balances: aumentar las comisiones y los diferenciales, esto es, el porcentaje que el banco impone en el préstamo y que representa su remuneración.

El Euríbor, según la mayoría de las previsiones, aún cotizará en valores negativos durante todo 2021, así que lo lógico es que la banca mantenga o incluso suba los diferenciales para mantener la rentabilidad de estos productos. De todos modos, como el índice seguirá por los suelos, los préstamos seguirán siendo baratos.

Tipo fijo: días de vino y rosas

En los nueve primeros meses de 2020 se han formalizado más de 119.400 hipotecas a tipo fijo, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) referenciados por Idealista.com. "Para hacernos una idea, solo entre enero y septiembre se han firmado más que en todo 2017 y el doble que durante 2016, y han logrado representar la mitad de las nuevas operaciones mensuales", destacan desde este portal.

Las hipotecas a tipo fijo "son la mejor opción para muchos consumidores", y es previsible que su expansión comercial continúe en 2021, sin duda incentivada por la banca., que así asegura la estabilidad de sus ingresos. Esta modalidad hipotecaria reporta más beneficios al sector; mientras que al mismo tiempo resguarda a los clientes de los vaivenes de un índice juguetón.

Artículos relacionados