Monitor de Latinoamérica

El 82% de la IED lle­gada a la re­gión pro­vino de la UE y EEUU el año pa­sado

Europa fue el mayor inversor en Latam en la última década

España, se­gundo origen de nuevos anun­cios de in­ver­sión en 2010-19 y en 2019

Inversion en Latinoamérica.
Inversion en Latinoamérica.

Europa, con un rol im­por­tante de España, se con­so­lidó en el pe­ríodo 2010-19 como el mayor in­versor en Latam, por de­lante de EEUU, mien­tras que la IED in­tra­rre­gional se con­trajo del 12% al 6%. Así lo señala la Cepal en su in­forme ‘La Inversión Extranjera Directa en Latam 2020’, en el que des­taca que el origen de la IED hacia el área se man­tuvo re­la­ti­va­mente es­table en la úl­tima dé­cada y que las firmas de Europa y EEUU fueron las prin­ci­pales in­ver­soras en 2019, aglu­ti­nando el 82% de las en­tradas de origen iden­ti­fi­ca­ble.

Entre 2010 y 2014, la inversión europea supuso el 51% del total; entre 2015 y 2019 fue del 52% y en 2019 alcanzó el 55%. La procedente de EEUU se situó en el 22% en 2010-2014; en el 25% entre 2015 y 2019 y en 2019 alcanzó el 27%. Por su parte, la inversión intrarregional representó el 12% entre 2010 y 2014; el 10% entre 2015 y 2019 y apenas el 6% en 2019.

La Cepal hace notar que la determinación del origen de la IED a partir de los datos nacionales es imprecisa. A ello contribuye que solo se da cuenta del origen inmediato del capital, lo que no permite identificar fondos que ingresan desde terceros, y el hecho de pocos países del área presentan este dato en las estadísticas oficiales. “Pero, en cualquier caso, y en base a la información disponible se concluye que de la primera a la segunda mitad de la década se registró una caída de inversiones de la UE (aunque su participación en el total no bajó), Japón y Latam, mientras que las entradas de EEUU aumentaron.

Diferencias subregionales

El documento destaca las diferencias en captación de IED entre Sudamérica y México y Centroamérica. Europa tuvo un peso preponderante en el Cono Sur, en particular en el Brasil, mientras que EEUU fue el principal país de origen de la inversión que llegó a México en la última década y uno de los orígenes más importantes en Centroamérica. En 2019 se mantuvo una estructura similar, con la excepción de México, donde las cifras se revirtieron: el 42% de la IED provino de Europa y el 38% de EEUU, con un aumento inversor español.

En 2019 se alcanzó el récord de decenio en cuanto al monto y número de anuncios destinados a energía renovable: 21.000 millones de dólares, que representaron el 19% del total de proyectos del año, con 120 anuncios, cifra muy superior a los 63 de 2013, el máximo anterior. El 84% del montante de los anuncios dirigidos a renovables que se hicieron en 2019 se concentró en Brasil, Chile y México, que representaron el 37%, el 29% y el 18% del total, con un papel también significativo de las compañías españolas del sector.

El crecimiento de los anuncios de inversión en 2019 se explica sobre todo por el alza de los procedentes de la UE y China, mientras que los originarios de EEUU se mantuvieron respecto a 2018. Las empresas de esos tres orígenes, sumadas a las del Japón y Canadá, fueron las grandes inversoras en la zona. Renovables, hoteles y turismo, industria extractiva de minerales, transporte, automóvil y telecos fueron los sectores destinatarios del grueso de la IED.

El ingreso de capital a través de terceros, como Países Bajos y Luxemburgo, que las transnacionales usan con frecuencia, dificulta identificar el origen de los flujos, dice Cepal, que cita que China, por ejemplo, no aparece como origen significativo de la IED en los datos oficiales, pese a haber tenido un peso creciente como inversor la última década. En un estudio sobre Brasil se estimó que, en 2016, el 80% de la inversión china entró a través de terceros países.

Creciente peso de China

Para corregir este factor, Cepal analiza dos fuentes complementarias de datos, las fusiones y adquisiciones transfronterizas de activos localizados en la región y los anuncios de nuevos proyectos de inversión. Las primeras muestran el interés por adquirir capacidad instalada y los segundos, el interés por invertir en nuevas capacidades. Con este análisis, se constata que “las empresas europeas, principalmente de España, Reino Unido, Alemania, Italia y Francia, así como las norteamericanas, han sido las más activas, pero además se detecta la importancia de las chinas, sobre todo en fusiones y adquisiciones.

En fusiones y adquisiciones, EEUU, China-Hong Kong, Canadá y España lideraron la llegada de IED en el decenio, mientras que en 2019 Francia se convirtió en líder, por delante de Canadá, EEUU, China, Chile, España y Japón. Y es que el año pasado se redujeron las fusiones y adquisiciones de EEUU en la región, mientras que Francia y Canadá realizaron grandes compras. Las operaciones de las firmas chinas también disminuyeron ese año, pero el monto de los anuncios de inversión fue superior a la media anual de la década. China, además, ha realizado diversas inversiones en infraestructura, lo la sitúa entre los grandes inversores, a lo que suma condición de socio comercial preponderante. “Considerando el valor acumulado de la década, China-Hong Kong ocupó el segundo lugar como origen de fusiones y adquisiciones y representó un mayor volumen de negocios que inversores históricos como España, Canadá, Reino Unido o Francia”.

En cuanto a anuncios de nuevos proyectos de inversión, EEUU, seguido por España, Canadá y Alemania lideró la IED en 2010-19. Para solo 2019, EEUU y España mantuvieron posiciones, con leve retroceso norteamericano y sensible alza de los planes españoles, por delante de China y Alemania. Compañías de estos países y de Japón, Reino Unido, Italia, Francia y Brasil fueron el origen de los mayores anuncios de IED tanto en la década como en 2019. Se detecta así que la modalidad es una de las diferencias entre la inversión china y las de los inversores históricos (EEUU, UE y Japón), cuyas firmas anunciaron planes de inversión por montos mayores que los dedicados a fusiones y adquisiciones.

Artículos relacionados