OPINIÓN

España, entre el llanto y la esperanza

El ruido de sa­bles de los fir­mantes de la carta al Rey es solo eso, ruido

El Rey Felipe VI.
El Rey Felipe VI.

La re­ciente carta di­ri­gida al rey Felipe VI, por un grupo de ofi­ciales re­ti­rados del ejér­cito es­pañol, no es más que una ma­re­ja­dilla com­pa­rada con aque­llas re­cias ma­re­jadas que se for­maron du­rante el es­pi­noso ca­mino de la Transición. Elecciones del 15.06.1977. Triunfo de la UCD y como afirma Paul Preston ( “A People Betrayed”. A his­tory of co­rrup­tion, Spain 1874-2018) "significaban el final del ré­gimen de Franco, pero no del Franquismo".

En el mismo otoño de aquel año, la grave situación económica, paro e inflación, el terrorismo asesino de ETA y los rumores de una purga contra militares disidentes que perderían su carrera e incluso sus derechos de jubilación, fueron motivos de alarma. El general Fernando de Santiago expondría sus temores frente a los mandos militares reunidos en Játiva.

Consecuencia: carta al rey exigiendo el nombramiento de un Gobierno de Salvación Nacional presidido por el general De Santiago.

Llegada de Tarradellas, reconocimiento de la Generalitat de Cataluña con el compromiso de la unidad de España. Legalización, por otro lado, del Partido Comunista de Carrillo y su aceptación de la monarquía y la bandera bicolor. Marejada, y buena, provocada por quienes el presidente Suárez llamaría “los poderes fácticos”.

Finales de 1978. Ley de a Amnistía. Más delitos callejeros. Los generales Milán del Bosch y González del Yerro tocan a rebato contra el desgobierno. Alarma que se recrudece a raíz de los secuestros perpetrados por ETA del empresario Luis Suñer, de J. M. Ryan (responsable máximo de Lemóniz) y su ejecución.

Aumenta la intensidad de la tempestad ante el contubernio político. El Coronel Tejero y el 23-F de 1981. El rey no apoya el golpe. Calvo Sotelo es elegido presidente del Gobierno en una segunda votación, a la vez que se vislumbran elecciones en el cercano horizonte. Las encuestas vaticinan un triunfo del PSOE de Felipe González que ha abjurado del marxismo. Inquietud en los cuarteles. En Grecia los coroneles han puesto fin a la monarquía. “El rey de España sería destituido acusado de traicionar los principios de lealtad al Movimiento”.

El presidente socialista, Felipe González, habla en su toma de posesión de la necesidad de controlar las “disponibilidades líquidas” friedmanitas, ninguna mención a nacionalizar la banca. Socialistas y conservadores se alteran en el gobierno de la Nación.

En pocos años España ingresa en la Alianza Atlántica, se convierte en Estado miembro de la UE y más adelante de la Eurozona. Apogeo del turismo, balanza comercial en equilibrio. Prosperidad y solvencia. Sin alternativa, ETA entrega las armas y la próspera y mimada Cataluña cocina una escudella independentista a la que no invita a quienes apuestan por Cataluña-España o España-Cataluña.

Crisis bancaria. Ajustes dolorosos. Rescate. España endereza el rumbo más deprisa que el de sus socios europeos. Covid-19. Epidemia y confinamiento. A trancas y barrancas el presidente Sánchez consigue aprobar el Presupuesto General del Estado. Y aquí tenemos esta España que “con su llorar las piedras enternece”, que diría Garcilaso, en la que la epidemia amaina mientras llega la bandera blanca de la vacuna..

Artículos relacionados