La falta de pre­vi­siones res­pecto a la crisis eco­nó­mica y la si­tua­ción sa­ni­taria au­menta la in­cer­ti­dumbre

Lo peor de la crisis en el sector inmobiliario llegará en 2021

El des­censo de los pre­cios será en torno 1,5% este año y su­pe­rará el 7% el pró­ximo ejer­cicio

Vivienda
Vivienda

Las pre­vi­siones del sector in­mo­bi­liario apuntan a que el des­censo de los pre­cios au­men­tará en 2021pero irá pau­la­ti­na­mente re­cu­pe­rando fue­lle. La crisis sa­ni­taria lleva a an­ti­cipar a los ex­pertos del sector una caída más fuerte que la que se es­pera du­rante este ejer­ci­cio, más del 1,5%. Cuando se con­fiaba que la de­bacle lle­gara este año, pa­rece que el mo­mento más di­fícil se si­tuará en el pró­ximo, con caída en pre­cios su­pe­riores al 7%. No obs­tante, in­formes más ajus­ta­dos, como el pu­bli­cado este jueves por CaixaBank, apuntan a una re­cu­pe­ra­ción (ver no­ticia a pie de esta in­for­ma­ción).

Las ventas de viviendas sufrieron un fuerte parón en los meses del confinamiento. La ligera recuperación con que se iniciaba el ejercicio quedó truncada con la irrupción de la crisis de la COVID-19. En los primeros nueve meses del año las ventas cayeron el 21,6%, según BBVA Research. Ese comportamiento fomentó los augurios de una debacle en el sector, lo que ha quedado en descensos más suaves finalmente.

En términos nacionales se espera que el precio de la vivienda descienda entre el 1,5% en 2020, y que llegue al 7% en 2021. El deterioro del mercado laboral, de la renta de los hogares y la debilidad de la confianza son algunas de las variables que explican la contracción del precio, según los expertos.

A esta situación se suma el retroceso de la inversión de capital extranjero, consecuencia de la crisis global, que afecta directamente a las zonas costeras y las islas. Hasta el mes de noviembre, según los datos elaborados por Tinsa, la caída es del 5,0 % en el litoral mediterráneo y se eleva hasta el 8,8 % en el caso de las islas desde que comenzó la crisis sanitaria en marzo. En 2021 es posible que se registre una caída del precio y de las ventas, pero tenderían a estabilizarse y es previsible una recuperación hacia la segunda mitad del año.

Las grandes ciudades también forma parte del grupo más afectado por la crisis. Según los últimos datos, el precio en las capitales y grandes ciudades acumula hasta octubre un descenso del 3 % desde marzo, coincidiendo con el inicio de la pandemia, mientras que respecto al mismo mes del año anterior ha caído un 3,4%.

Muchas son las variables macroeconómicas, legislativas y sanitarias que afectan al sector inmobiliario que aún tendrá que hacer frente al 2021 a la inseguridad del comportamiento real del sector, con unas previsiones de mantenimiento de los precios a la baja. También la llegada de la pandemia ha acelerado la contención de los precios que ya se apreciaban en 2019.

Artículos relacionados