BOLSA

Faes, escondida tras la pandemia

Muchos ope­ra­dores apuestan por el sector far­ma­céu­tico como líder en la re­cu­pe­ra­ción de la eco­nomía es­pañola. La ma­yoría de las em­presas del sector pre­sentan una so­lidez fi­nan­ciera no­ta­ble, ccon lo que se puede en­con­trar buenas opor­tu­ni­dades en aque­llos va­lores que han que­dado más re­za­gados en el mer­cado en los úl­timos me­ses.

Una de estas compañías podría ser Faes Farma ante la incongruencia reflejada por la falta de correspondencia entre sus excelentes resultados y su irregular marcha en Bolsa. En medio de la parálisis provocada por la pandemia, el grupo ha cerrado el tercer trimestre con un beneficio consolidado de 64 millones de euros, un 20,7% superior al contabilizado en igual período del pasado año.

Una cifra histórica gracias al impulso de la cifra de negocio, que ha superado los 290 millones con un crecimiento del 8,6%, junto a otros ingresos de explotación. El Ebitda ha rondado los 92 millones de euros, un 25,3% más. Es decir, está ofreciendo un crecimiento de dos dígitos en casi todas las principales magnitudes.

Especialmente destacado ha sido el incremento del peso relativo del área internacional con la aportación del grupo BCN Medical. Esta sociedad integrada en octubre de 2019 ha superado con creces las mejores expectativas al aportar más de 15 millones de euros en ventas. A ello se suma los acuerdos relacionados con licencias como el de la bilastina.

El grupo va camino así de cerrar un quinquenio espectacular con crecimientos recurrentes a doble dígito poniendo fin a una fase deprimente a raíz de la crisis de 2008. Y eso sin contar con la posible aportación extra de uno de sus medicamentos, el calcifediol, que en los estudios pilotos realizados hasta ahora estaría demostrando una significativa capacidad para reducir el riesgo de ingreso por la covid en las UCI.

Pese a todo, la cotización de la compañía no acaba de despegar desde los mínimos registrados en marzo, sobre los 3 euros, durante el peor momento del confinamiento. Las acciones de Faes acumulan una caída en el año del 32% que la hacen especialmente atractiva, no solo teniendo en cuenta los resultados, sino también su nulo endeudamiento financiero, su rentabilidad por dividendo, cercana al 5%, y su bajo PER, de apenas 13 veces, para su alta capacidad de generar caja.

Artículos relacionados