La ges­tión in­te­gral del ne­gocio per­mite pa­liar la caída de la de­manda y el hun­di­miento de los pre­cios ma­yo­ristas

Endesa recupera beneficios después del deterioro contable del carbón en 2019

Ganó 1.511 mi­llones a sep­tiembre (+758%) por ex­tra­or­di­na­rios y menos do­ta­ciones

Jose Bogas, Endesa.
Jose Bogas, Endesa.

Endesa re­gistró hasta sep­tiembre un be­ne­ficio neto de 1.511 mi­llones de eu­ros, lo que su­pone un cre­ci­miento de un 758% res­pecto a igual pe­riodo de 2019. Este au­mento se debe a que el pa­sado año la com­pañía anotó un de­te­rioro con­table de sus ac­tivos de carbón por valor de más de 1.800 mi­llo­nes. El re­sul­tado or­di­na­rio, en cam­bio, ha as­cen­dido a 1.700 mi­llo­nes, un 38,4% más. La com­pañía man­tiene sus ob­je­tivos de di­vi­dendo mar­cados para este ejer­ci­cio.

La eléctrica decidió adelantar el pasado año el tiempo de cierre de sus centrales de carbón, lo que provocó un deterioro de sus activos de más de 1.800 millones de euros, registrando así en dicho periodo un beneficio de 176 millones de euros. Paralelamente, se produjo una provisión de determinados beneficio sociales entre la plantilla por la entrada en vigor del convenio colectivo que estaba paralizado.

El beneficio ordinario neto alcanzó en este periodo los 1.700 millones de euros, un 38,4% más. El ebitda se elevó a 3.136 millones de euros, lo que supone un crecimiento de un 8,2%. Los ingresos ascendieron a 12.959 millones con un caída de un 12,5%. Respecto a la deuda financiera, se sitúa en 7.407 millones de euros, un 16,2% más respecto a 2019. Las inversiones brutas han ascendido a 1.173 millones.

La compañía subraya que la gestión integral del negocio eléctrico ha permitido paliar la caída de la demanda de un 6% en promedio en la Península y de un 36% en los precios mayoristas de electricidad.

Endesa apuesta por el desarrollo de las energías verdes que el Gobierno acaba de aprobar. El Ejecutivo ha dado luz verde al Real Decreto que regulará el nuevo régimen económico de energías renovables y el sistema de subastas que se aplicará a los proyectos nuevos que se necesitarán hasta 2030, incluidos dentro del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC). El compromiso enviado a Bruselas prevé la instalación de unos 60.000 megavatios en la próxima década.

Esta apuesta por las energías verdes supondrá unas inversiones próximas a los 100.000 millones de euros hasta el año 2030. El nuevo sistema de subastas garantizará a los adjudicatarios de los proyectos un precio por kilovatio hora durante 20 años. Los participantes en la nueva fórmula de pujas ofertarán el precio al que están dispuestos a cobrar por la energía que genere la instalación.

El Real Decreto no incluye el calendario de subastas que se establecerá. La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha señalado que antes de que finalice el año se realizará la primera subasta. El Gobierno tiene previsto subastas de media unos 5.000 megavatios anuales con el objetivo de llegar a los 60.000 megavatios a finales de la década. Una futura orden ministerial detallará el calendario de subastas para los próximos cinco años.

Según el plan estratégico de Endesa, la eléctrica prevé construir en el periodo 2022-2030 unos 8.000 MW en energías renovables en España. En 2021, la compañía controlada por la italiana Enel, alcanzará una potencia total renovable de 8.400 MW y estima que en 2020 podrá llegar a los 10.200 MW de capacidad instalada.

El objetivo es alcanzar una cuota de entre el 10% y el 15% de los 60.000 MW de nueva potencia, que el Gobierno de Pedro Sánchez prevé se incorporen durante la próxima década. Hasta septiembre, la compañía había aumentado en 800 MW su parque de generación, hasta 7.478 megavatios operativos.

El primer eje, por tanto, del plan estratégico de Endesa es la descarbonización del parque de generación de la eléctrica, con la idea de incrementar en cerca de un 30% la capacidad instalada de este tipo de tecnologías.

Endesa tiene más de 10,5 millones de clientes, lo que supone una cuota de mercado superior al 35%. De ellos, unos 5,7 millones proceden del mercado libre y 4,8 millones del mercado regulado. En cuanto a la deuda financiera, ascendía a septiembre a 7.407 millones de euros de deuda neta y el nuevo plan estratégico baraja unos 8.500 millones en 2022 con un Ebitda de 4.300 millones de euros.

Artículos relacionados