El grupo IAG se que­dará sin coste al­guno la atri­bu­lada ae­ro­línea y su pre­si­dente ten­dría que ne­go­ciar el di­vi­dendo

El Gobierno rescata Air Europa para que Iberia garantice su posterior viabilidad

Impone dos nuevos con­se­jeros y poder de veto en el grupo que pre­side Juan José Hidalgo

Air Europa
Air Europa

El Gobierno ha aten­dido la ur­gencia con la que plan­teaba la di­rec­ción de Air Europa el inevi­table res­cate de la com­pañía aérea y, para que ésta no en­trara en quiebra irre­ver­si­ble, ha apro­bado una se­mana antes de lo pre­visto su ope­ra­ción de res­cate con una in­yec­ción de 475 mi­llones de eu­ros. Al Gobierno no solo le preo­cu­paba el hun­di­miento de em­presa fun­dada por Juan José Hidalgo sino, una vez su­pe­rada la pan­de­mia, la có­moda via­bi­lidad de Iberia, la ren­ta­bi­lidad del hub del ae­ro­puerto de Barajas y el man­te­ni­miento del con­trol en manos es­pañolas del sector tu­rís­tico.

Lo ha reconocido este martes la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, que ha calificado la operación de “Respaldo público temporal”. Pero la ministra ha precisado que en el contrato firmado está también “la posibilidad de que se autoricen operaciones de mayor nivel en relación con la compraventa de Air Europa o con las alianzas que Air Europa pueda desarrollar en este nuevo marco de configuración de las empresas del sector de la aviación después de la pandemia”.

Montero, que en ningún momento de la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros ha mencionado a Iberia, dejaba claro que esta operación valorada en 475 millones, 240 a través de un crédito participativo y otros 235 como préstamo ordinario, se hace para garantizar la viabilidad de la empresa presidida por Juan José Hidalgo, pero pensando en lograr una futura fusión de más envergadura a la entidad resultante y fortalecer así el papel del aeropuerto de Madrid como centro de distribución del tráfico de la península ibérica y en parte también de ciudadanos de otros países europeos hacia América.

Hueco legal para ayudar a empresas

Gracias al levantamiento temporal de la prohibición de conceder ayudas de Estado a las empresas comunitarias, el Gobierno ha podido aprobar esta ayuda con una sencilla comunicación a la Comisión Europea y de acuerdo con lo aconsejado por los consultores contratados por la SEPI para esta operación.

Esto no exime de que, en los pasos posteriores, cuando se negocien las nuevas condiciones para la fusión con Iberia, sea necesario obtener la autorización de la Comisión Europea, dado que la cuota de ambas en el mercado nacional y en algún caso europeo, pasará a ser significativa, según expertos analistas del sector aéreo.

Por ello, todo el proceso estará supervisado a partir de ahora por la SEPI para lo que la sociedad dependiente del ministerio de Hacienda nombrará dos representantes en el Consejo de Administración de Air Europa, según la explicación ofrecida por la portavoz del Gobierno.

Montero ha matizado que se reservan “la posibilidad de nombrar dos consejeros en el Consejo de Administración de Air Europa que acompañe el devenir de la compañía y por tanto para garantizar que el destino de este dinero público se emplea en la mayor eficiencia y en la mejor transformación que tiene que experimentar Air Europa para adaptarse a las condiciones del entorno”.

Carácter ejecutivo: intervención

Los consejeros representando los intereses del Estado en Air Europa tendrán carácter ejecutivo. Según la ministra de Hacienda, “también se plantea la posibilidad de que el órgano profesional de gestión de Air Europa esté consensuado; el CEO, el principal dirigente de la empresa esté consensuado también con la otra parte, en este caso la SEPI, que tiene la posibilidad de dar la financiación correspondiente”.

Para justificar los recursos destinados a la operación, la responsable directa del rescate de la compañía ha querido enfatizar la importancia estratégica de Air Europa. Para Montero lo es por tratarse de la segunda compañía aérea por cuota de mercado y volumen de negocio del sector en España, por los 130 destinos de 60 países, y por la conectividad que permite entre la península y los archipiélagos balear y canario. De otra forma no se hubiera podido aprobar la ayuda.

Pero los 475 millones de estas ayudas tendrán que ser devueltos en seis años, período durante el que la compañía no podrá introducir “ningún tipo de regulación de empleo o dicho de otra manera de despido en el seno de la compañía. (Esto en caso de darse) tendrá que ser autorizado o tendrá que ser planteado también por parte de la propia SEPI”, según ha explicado la ministra.

Como conclusión la portavoz del Gobierno matizaba que “son digamos que condicionantes para garantizar que la operación va a permitir que la compañía pueda salir a flote después de esta situación temporal, provisional, provocada por la pandemia”.

El Gobierno ha acudió al rescate pensando, como la propia portavoz ha dicho, en operaciones de mayor nivel, en clara alusión, pero sin mencionarla en ningún momento, a la oferta que hizo Iberia en noviembre del año pasado para comprar Air Europa por 1.000 millones. La ayuda ahora podría desbloquear la operación. Luis Gallego, ahora consejero delegado del Grupo IAG y presidente de Iberia cuando se hizo la oferta, considera que la operación sigue teniendo sentido, aunque Air Europa ya "no vale lo mismo".

Hidalgo, aunque endeudado, salva los trastos

No lo vale si se tiene en cuenta que a las ayudas concretas que necesita en la actualidad la aerolínea de la familia Hidalgo, hay que añadir que además tienen que hacer frente a un préstamo de 140 millones de euros avalado por el Instituto de Crédito Oficial más otros 600 millones de euros por el resto de endeudamiento contraído para el funcionamiento de la sociedad. Sí que vale para Iberia hacerse con los derechos de vuelo en Europa de la compañía de los Hidalgo ante cualquier incidencia consecuencia del Brexit. Hidalgo incluso tendrá que devolver el dinero, unos 30 millones, recibido a cuenta.

El Gobierno ha contado con el apoyo de dos asesores externos para analizar el plan de viabilidad presentado por Air Europa. En él figuran objetivos medibles, con previsiones de negocio adaptados a la situación patrimonial y financiera de la compañía. Este plan tiene que notificarse a la Comisión Europea quien previsiblemente dará a conocer salvo las cuestiones que puedan afectar a la estrategia interna que no pueden ser dados a conocer.

Aunque el consenso de analistas insiste en que esta operación no necesita autorización, admiten que Bruselas seguirá muy de cerca como queda la concentración del sector aéreo en nuestro país por si pudiera darse una posición dominante del mercado. Y por si otras compañías solicitan un trato similar no discriminatorio. No está todo resuelto. Pero hoy el Gobierno ha puesto los cimientos del futuro de la que podrá ser una de las grandes compañías del sector.

Artículos relacionados