BOLSA

IAG vuelve a sacar pecho en el sector

Aerolíneas IAG
Aerolíneas IAG

Pocos ope­ra­dores se ima­gi­naban a prin­ci­pios de no­viembre el tre­mendo vuelco que aca­baría dando el mer­cado tras la so­li­citud de Pfizer para la au­to­ri­za­ción de su va­cuna contra el co­ro­na­vi­rus. Un anuncio al que se han ido su­mando otros la­bo­ra­to­rios y que han su­puesto la lle­gada del maná para los mer­cados fi­nan­cieros des­pués de meses de se­quía.

Las empresas más beneficiadas han sido las ligadas al turismo y, entre ellas, ha destacado IAG, que se ha convertido en unos de los mejores valores del Ibex 35 en noviembre, junto a Meliá Hoteles, con una revalorización mensual del orden del 70%. La aerolínea ha pasado de estar a punto de perder el nivel del euro por acción en los peores momento de la crisis a apuntar directamente hacia los 2 euros.

Pese a este importante avance, su cotización todavía se mantiene un 60% por debajo de los niveles de principios de año. Eso hace pensar a los expertos en que aún le queda un importante recorrido al alza en las próximas semanas.

Para defender este argumento se basan en que IAG es una de las aerolíneas europeas más rentables. Y eso sin disponer de las mismas ayudas financieras gubernamentales que han tenido otras muchas de sus competidoras para evitar los problemas de liquidez.

En su caso, las hispanobritánica se ha visto obligada a realizar una ampliación de capital de 2.741 millones de euros, suscrita por sus accionistas de referencia, con el fin de asegurar su liquidez en la actual crisis. Operación que ha contado con el respaldo de gran parte del capital. Una demostración de la confianza hacia el grupo con vistas a un futuro próximo marcado por la normalización de los viajes.

Su posición de liderazgo, le permite además posicionarse como una de las aerolíneas con mayores posibilidades para ganar peso ante futuras concentraciones en un sector muy tocado por las quiebras en los últimos años y lastrado aún más por la pandemia.

En este sentido, Norwegian Air Shuttle ha sido la última en solicitar recientemente la protección por quiebra para dos de sus principales divisiones, convirtiéndose por el momento en la mayor víctima de la crisis del coronavirus en el sector de las aerolíneas europeo.

La aerolínea puso la semana pasada a estas filiales, entre ellas el negocio que posee y financia casi toda su flota de aeronaves, bajo protección judicial en Irlanda. Un proceso de insolvencia que permite a una empresa reestructurar sus deudas y activos en los siguientes cinco meses. Su principal objetivo ahora pasa por encontrar soluciones con las partes interesadas que nos permitan emerger como una aerolínea segura y más sólida financieramente.

Antes de la pandemia, la empresa ya había acometido un importante plan de reestructuración con el fin de retomar la rentabilidad este año, pero el virus ha tirado por tierra esa meta. Una buena muestra de las dificultades afrontadas por el sector y del notable mérito de IAG.

Ahora, con la previsión de una vacunación masiva a lo largo del próximo ejercicio, los expertos esperan que la cotizada española dé en breve un nuevo salto de calidad con la superación de la referencia técnica de los 2 euros, que vendría a confirmar una nueva fase alcista a corto plazo.

Artículos relacionados