Tan sólo Bankia y CaixaBank darán el sí quiero en las juntas de la pró­xima se­mana

Las fusiones bancarias anunciadas se complican por las festividades de diciembre

Unicaja-Liberbank aún deben con­vocar sus res­pec­tivos con­sejos sin fecha pre­vista

Unicaja
Unicaja

A la com­ple­jidad propia de las ope­ra­cio­nes, ahora se suma un apre­tado ca­len­dario en la recta final de año. Bankia y CaixaBank son los únicos bancos que tienen más des­pe­jada su fu­sión, con el úl­timo trá­mite de apro­ba­ción en las juntas de ac­cio­nistas ya con­vo­cadas en los pri­meros días de di­ciem­bre. Unicaja y Liberbank ne­go­cian, por se­gunda vez, su fu­sión desde pri­meros de oc­tu­bre, pero sin fecha para re­unir a sus con­se­jos. BBVA-Sabadell es la úl­tima en anun­ciarse y pende aún de dis­tintos flecos hasta el punto de que este viernes las con­ver­sa­ciones se han roto-

Es más que sabido que los tiempos en el mundo periodístico no coinciden con los financieros y, mucho menos, con los judiciales. Las inminentes fusiones anunciadas en el sector bancario español, a tan sólo poco más de un mes para concluir el ejercicio de 2020 tan complicado, al final se reducen a la más madrugadora.

Bankia, el próximo 1 de diciembre, y CaixaBank, dos días después, someterán a sus respectivas juntas de accionistas, ambas se celebran en Valencia donde tienen sus sedes sociales, la fusión anunciada en septiembre. Se trata del último paso para poder cerrar la integración legal en el primer semestre de 2021 y después acometer el ajuste que sea preciso para la entidad resultante.

Los directivos de ambas entidades ya se han volcado en los últimos días para granjearse el apoyo de los accionistas a una operación con la que se forjará el banco líder en España con 660.000 millones en activos y más de 20 millones de clientes.

El director financiero de Bankia, Leopoldo Alvear, ha explicado en el tercer encuentro de accionistas minoritarios del grupo que la fusión con CaixaBank generará valor para todos ellos con un incremento del beneficio por acción (BPA) del 69%, ya que la entidad resultante "será más rentable que las dos entidades por separado".

En su curso

Los responsables de Unicaja y Liberbank, mientras tanto, siguen echando cuentas y negociando su segundo intento de fusión desde primeros del mes de octubre. Los directivos de la entidad con sede en Málaga, durante la presentación de sus resultados del tercer trimestre, indicaron que habría novedades en las próximas semanas.

Esa afirmación se produjo a primeros de noviembre. Casi en vísperas de diciembre, ambas entidades mantienen las negociaciones sin un calendario prefijado para que sus respectivos consejos de administración se reúnan para la aprobación definitiva de la operación, según las fuentes consultadas tanto en Unicaja como en Liberbank.

La previsión era que esos consejos de administración se convocaran en el mes de diciembre, pero el cúmulo de festividades casi reducirían las posibles fechas entre la próxima semana (antes del puente del día de La Constitución) o en la tercera semana, justo antes de entrar en los festejos navideños.

Caso Villarejo

La fusión más tardía en anunciarse, aunque no en especular desde hace tiempo por parte de los mercados, es la de BBVA con el Sabadell. Además del poco tiempo transcurrido desde el reconocimiento de las negociaciones, con conocimiento de sus respectivos consejos de administración, es la que más obstáculos planteaba.

Más allá del canje de la fusión o el reparto de cargos en la entidad resultante, sobre el grupo presidido por Carlos Torres revolotea el 'Caso Villarejo", heredado del expresidente Francisco González (FG) y que mantiene en vilo a los supervisores europeos y nacionales desde hace casi dos años.

La deriva judicial de ese turbio caso de espionaje, en manos del juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, podría suponer en las próximas horas, días o semanas, todo un torpedo en la línea de flotación de la actual cúpula directiva del BBVA que, como persona jurídica, ya está en calidad de investigado (antes se consideraba como imputado).

Como ya publicó Capital Madrid el pasado 19 de noviembre, el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, preferiría que el nuevo consejero delegado del banco resultante fuera una persona como José Sevilla, hasta el momento el número dos de Bankia.

La potencial imputación de Carlos Torres en el 'Caso FG-Villarejo' pondría en serias dificultades la fusión con el Sabadell, salvo que se pueda garantizar la sustitución inmediata del actual presidente del BBVA por algún alto directivo que, en este caso, tendría que proceder del banco presidido por José Oliu. Sobre todo, si las imputaciones judiciales se extienden entre más directivos del banco con sede en Bilbao.

Artículos relacionados