Monitor de Innovación

El por­cen­taje de com­pañías na­cio­nales que in­vierten en I+D se re­duce al 15%

Sólo una de cada cuatro empresas españolas usa internet para su actividad comercial

El te­jido em­pre­sa­rial es­pañol in­vierte 4.000 mi­llones en tec­no­lo­gía, un 7% menos que en el techo his­tó­rico de 2018

Internet
Internet

Unión General de Trabajadores (UGT) ha puesto sobre la mesa un dato que pre­tende ser una bo­fe­tada de realidad para el te­jido pro­duc­tivo es­pañol: pese a que el 90% de las em­presas tienen pá­gina web, solo un 19,17% tiene un apar­tado para re­cibir pe­didos on­line; y úni­ca­mente una de cada cuatro ad­mite haber rea­li­zado ventas por co­mercio elec­tró­nico. En otras pa­la­bras, el 75% no usa Internet para co­mer­ciar y hacer ne­go­cios.

Ésta es una de las principales conclusiones del informe 'Digitalización de la empresa española', elaborado por el sindicato, que señala a este abandono del negocio online como el principal motivo de un agujero en la balanza comercial de 12.000 millones de euros entre importaciones y exportaciones en línea. "Menos de un tercio del negocio online que se efectúa en nuestro país se queda en manos españolas", denuncia el estudio.

El estallido de la pandemia de la Covid-19 ha supuesto una notable evolución en esta tendencia, ya que, a resultas del confinamiento y las subsiguientes restricciones un 7% de las compañías asegura haberse iniciado en el comercio electrónico, y un 20% prevé continuar con esta práctica al menos seis meses.

Este déficit tecnológico se agrava en las microempresas, que representan el 98% de la fuerza productiva en nuestro país. Menos de un 10% de las mismas hacen negocios a través de Internet y únicamente un 2,5% tienen un profesional de las Tecnologías de la Información (TIC) en plantilla.

"Desidia"

Los autores del documento no dudan en calificar como "desidia" la actitud del estamento productivo español hacia las TIC, que se traduce en una penetración ínfima de éstas en la Economía: España ocupa el puesto 41 de 43 posibles en el ranking de economías con mayor peso de las TIC en el PIB.

Aunque el presupuesto estimado del sector empresarial para digitalización alcanzará este año los 4.000 millones de euros, esta cifra está sensiblemente por debajo (un 7% menos) de los 4.300 millones destinados a la transformación digital en 2018, tope de la serie histórica. Asimismo, el estudio señala otros problemas enquistados en este área, como el hecho de que 12,6 millones de trabajadores no se formen nunca en competencias digitales y que solo un 18% de compañías contrate a profesionales TIC.

Todas estas carencias se traducen en "tibios procesos de digitalización", mucho más lentos que en los países de nuestro entorno.

Innovación ¿dónde estás?

El texto subraya que en nuestro país la I+D sigue avanzando a paso de tortuga, sin que haya señales de que se vaya a acelerar el paso: en la actualidad, las empresas que invierten en innovación alcanzan un 15% del total. Además, el gasto empresarial en este área sigue al nivel de 2007, con 18.688 millones de euros invertidos en 2018, último año del que se tienen datos.

También ha habido una retracción en el número de empresas involucradas en operaciones de I+D, con un descenso del 33% respecto a 2008. Eso sí, el empleo relacionado con la Innovación toca techo histórico, "aunque no debemos olvidar que el componente de calidad de dicho empleo está lejos de acercarse a los estándares europeos en términos de remuneración, seguridad y derechos", advierte el estudio.

Artículos relacionados