Echenique y Guardiola en­tra­rían en el con­sejo re­sul­tante, con Oliu como pre­si­dente de honor

El BBVA desinfla expectativas para abaratar el canje en la fusión con el Sabadell

Se busca un con­se­jero de­le­gado, con José Sevilla como fa­vo­rito del BCE tras un pe­riodo tran­si­torio con Genç

José Sevilla, Bankia Resultados 3T/2020.
José Sevilla, CEO Bankia.

El con­se­jero de­le­gado del BBVA, Onur Genç, ha en­friado los cálculos sobre la fu­sión con Sabadell para evitar pagos de primas y más pen­diente de su fu­turo a medio plazo. Las ne­go­cia­ciones para esta ope­ra­ción si­tua­rían al ac­tual con­se­jero de­le­gado del Sabadell, Jaime Guardiola, en el con­sejo del nuevo banco junto a Javier Echenique, pro­ce­dente tam­bién del BBVA. Oliu ten­dría el premio de una pre­si­dencia de ho­nor, mien­tras se busca un fu­turo CEO para sus­ti­tuir a Onur Genç, aunque no de in­me­diato. José Sevilla, el ac­tual en Bankia, es el can­di­dato del BCE.

El BBVA podría tener la suficiente cuota de mercado en España (15%), pero está obligado a cerrar alguna fusión en el mercado doméstico para tener una posición relevante. Su consejero delegado, Onur Genç, niega la mayor y asegura que no se sienten presionados para ejecutar esta operación que sólo se realizaría si beneficia a los accionistas.

Tras el reconocimiento oficial a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) por parte de las dos entidades, fuentes consultadas dan por hecha -e irreversible- la fusión BBVA- Sabadell, aunque aún habrá que limar algunos detalles tanto en cuanto a números como a personas y sus futuros cargos.

Todo indica que el actual consejero delegado del Sabadell, el más veterano en ese cargo en todo el sector financiero, formaría parte del consejo de administración del banco resultante junto al consejero independiente de la entidad con origen en Cataluña, Javier Echenique. Ambos proceden del BBVA.

Guardiola (63 años) lleva como consejero delegado del Sabadell desde finales de septiembre de 2007; Javier Echenique (1951), además de consejero tiene la calidad de vicepresidente en el banco. Su presidente, José Oliu (1941), está en el cargo desde finales de 1999 y su nuevo puesto podría ser una presidencia de honor en la entidad resultante de la fusión.

Carlos Torres (1966) se mantendría en la presidencia del nuevo banco y a punto de cumplir dos años al frente del BBVA. La cuestión es quién sería, al menos a medio plazo, el nuevo consejero delegado de la entidad resultante en sustitución de Onur Genç, el actual CEO de la entidad.

Nuevo CEO y dirección

El eslabón suelto en la fusión es quien será consejero delegado. Al actual del BBVA no le entusiasma la operación y este miércoles colocó chinas en las ruedas. Fuentes consultadas indican que José Sevilla, el actual CEO de Bankia, descolocado en la fusión de CaixaBank, cuenta con el beneplácito, cuando no el apoyo, desde el Banco Central Europeo (BCE) para ser el nuevo consejero delegado del banco resultante de la fusión BBVA-Sabadell. Eso sí, la entrada de Sevilla no sería inmediata.

De hecho, Sevilla ya fue un alto directivo del banco que ahora preside Carlos Torres y su conocimiento del grupo, a pesar de los años transcurridos, es muy amplio de cómo se funciona en el BBVA.

Habría una compensación al Sabadell por la aceptación de la operación. Esas mismas fuentes indican que la mayoría de la alta dirección del grupo resultante recaería en manos de directivos del Sabadell, a los que se considera con mayores conocimientos y experiencias (la escuela bancaria de FG no destaca por la brillantez) , y tan sólo se mantendría en el nuevo organigrama el histórico Juan Asúa, en la actualidad 'senior advisor' del presidente Carlos Torres y conocedor de muchas claves, financieras y ahora judiciales, del banco.

El Banco de España, a su filosofía

Mientras, el Banco de España en boca de su subgobernadora Margarita Delgado avisa sobre todos los movimientos de consolidación en el sector bancario español. "Como supervisores nuestra labor debe limitarse a analizar la viabilidad del negocio de los proyectos de fusión que se nos presenten, lo que implica evaluar la solvencia y el modelo de negocio de la entidad resultante y su potencial impacto sobre la estabilidad financiera". En su opinión, el objetivo de las mismas "debe ir más allá de la mejora de la eficiencia" mediante la reducción de los costes.

"Es importante evaluar la complementariedad geográfica, de productos y clientela, así como disponer de un plan de negocio que genere valor en la entidad resultante", ha advertido la subgobernadora durante el discurso inaugural de la segunda sesión del encuentro financiero organizado por Deloitte y el diario ABC y ante la presencia en dicho foro de los consejeros delegados de BBVA y CaixaBank.

Estas dos entidades protagonizan dos de los tres procesos de fusión anunciados en los últimos días (el tercero es el que negocian, de nuevo, Unicaja y Liberbank). Para Margarita Delgado, el sector bancario español tiene un grado reducido de concentración a pesar de que hayan desaparecido un 30% de las entidades en los últimos años.

"Incluso considerando las operaciones corporativas que han sido anunciadas por las entidades participantes, el índice seguiría en un nivel considerado moderado. Por otro lado, la baja rentabilidad del sector y la dificultad de lograr mejoras vía aumento de precios y comisiones, son indicativos de una elevada competencia".

Los presidentes de la Asociación Española de Banca (AEB) y de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), José María Roldán y José María Méndez, respectivamente, han coincidido en lamentar la falta de fusiones transfronterizas que apuntalen el proyecto incompleto de la Unión Bancaria Europea.

Bajando el suflé

El consejero delegado del BBVA, Onur Genç, se ha encargado durante su intervención en el foro citado a rebajar las expectativas de la fusión que reconocían tanto su grupo como el Sabadell hace tan sólo unos días. "No haremos una operación a menos de que haya valor para nuestros grupos de interés", ha enfatizado el directivo de origen turco.

Tras casi dos años en su actual cargo, en sustitución del que ahora es el presidente del BBVA, Onur Genç tan sólo ha dicho tres palabras en castellano: hecho relevante y Sabadell. Durante el resto de su participación en este encuentro financiero, el consejero delegado del BBVA ha hablado en todo momento en inglés.

Difícil será que los accionistas históricos del Sabadell, en caso de consumarse la fusión que está en "una fase temprana" según Genç, puedan escuchar alguna palabra en catalán en futuras juntas de accionistas por su parte. Otro agravio comparativo para parte de la burguesía catalana que ha invertido en el grupo presidido aún por José Oliu.

Bajo criterios generacionales, tanto el presidente como el consejero delegado del BBVA son más jóvenes que los del Sabadell. También, en este sentido, tienen menos experiencia que ellos, sobre todo ante un Jaime Guardiola que ya tuvo distintas responsabilidades en el BBVA y es el consejero delegado más veterano de la banca española en estos momentos.

La mejor fusión

El que sí está confirmado como consejero delegado de la nueva CaixaBank, tras su fusión con Bankia, es Gonzalo Gortázar, que en el encuentro financiero organizado por Deloitte y ABC ha mostrado su deseo de "empezar a operar como una entidad única" cuanto antes.

Gortázar ha precisado que "el factor clave" en su fusión, que deben aprobar las respectivas juntas de accionistas a primeros de diciembre, será la gestión de las personas, con el objetivo de cerrar la mejor fusión bancaria y no sólo la creación del mayor banco por activos del país.

Artículos relacionados