BOLSA

Airbus vuelve a volar muy alto

Después de re­tro­ceder a sus ni­veles más bajos desde el re­fe­réndum del Brexit en 2016, Airbus vielve a ver el sol en medio de la tor­menta. A la eu­foria ge­ne­rada por la pronta dis­po­ni­bi­lidad de va­cunas contra el co­ro­na­vi­rus, que ha dis­pa­rado la co­ti­za­ción de los va­lores tu­rís­ticos y afi­nes, se suma la dis­po­si­ción de los Estados para ga­ran­tizar la via­bi­lidad del hol­ding.

Dentro de este marco, junto a la modernización de su equipamiento militar, se encuadra el contrato firmado por la fuerza aérea alemana con Airbus para el suministro de 38 nuevos aviones Eurofighter.

El pedido garantizará la producción del fabricante de aviones hasta 2030. La compañía además espera que otros países europeos tomen decisiones de compra pronto. Al respecto, la compañía espera un pedido por parte de España para sustituir a los F-18 ya obsoletos, así como otras decisiones de compra por parte de Suiza y Finlandia para 2021.

De confirmarse, serán un importante espaldarazo para el consorcio europeo, que ya en estos días se ha visto beneficiado por el anuncio de aranceles por parte de la UE contra productos de EEUU si no se restituyen las ayudas ilegales concedidas a su principal competidor Boeing.

El sector, por lo demás, cuenta con unas sólidas previsiones de demanda de aeronaves civiles, especialmente por parte de China, a pesar de la debilidad del mercado mundial como consecuencia de la pandemia. En concreto, se estima que las aerolíneas del gigante asiático necesitarán adquirir más de 8.500 nuevos aparatos en los próximos 20 años. Un mercado que superará con creces el billón de euros.

Unas expectativas basadas en la previsible recuperación económica tras la crisis, el rápido crecimiento de la clase media en Asia y una urbanización cada vez mayor. Incluso en medio de la pandemia, la capacidad de crecimiento de China sigue siendo extraordinariamente robusta y eso no puede ir más que a mejor en los próximos años.

Todo ello justifica el espectacular rebote de Airbus en las dos últimas semanas. En lo que va de noviembre, las acciones del grupo han recuperado un 40% de su precio después de haber caído por debajo de los 50 euros en los peores momentos de la crisis. Con todo, aún le queda otro 32% por recuperar para volver a los niveles de principios de ejercicio.

Para ello cuenta con la ventaja de haber superado con holgura en estos días la dura resistencia de los 80 euros por acción. Eso, señalan los expertos técnicos, amplía las posibilidades de una nueva fase alcista hacia los 100 euros. Algo en lo que coinciden casi todas las firmas de análisis que siguen al valor.

Artículos relacionados