La opo­si­ción pro­nos­tica que la Comisión cri­ti­cará a España en el ‘Paquete de Otoño’

El informe del FMI sobre España fuerza a la UE a ser más exigente con Pedro Sánchez

El Gobierno con­voca con ca­rácter de ur­gencia a los agentes so­ciales para lo­grar un con­senso ace­le­rado

Calviño y Montero, Spanish ministers.
Las ministras Calviño y Montero.

El duro in­forme del Fondo Monetario Internacional (FMI) con los Presupuestos Generales del Estado deja a la Comisión Europea es­caso margen para dar el visto bueno a las cuentas pre­su­pues­ta­rias que le ha en­viado el Gobierno de Pedro Sánchez. Bruselas dará a co­nocer el pró­ximo miér­coles el que se co­noce como ‘Paquete de Otoño del Semestre Europeo’ en el que ana­li­zará las cuentas pú­blicas que le han en­viado los países miem­bros, in­cluida España, y en el que les hace re­co­men­da­cio­nes.

El Gobierno, que sabe ya que el proyecto no satisface a Bruselas, quiere tomarle la delantera convocando con carácter de urgencia para este lunes a los agentes sociales para constituir la Mesa de Diálogo Social para la Recuperación, la Transformación y la Resiliencia.

Ante la imposibilidad de contar con el respaldo del primer grupo de la oposición, Pedro Sánchez quiere mostrar a la Comisión Europea que cuenta con el apoyo de empresarios y sindicatos para concertar y supervisar con el máximo de agentes sociales el Plan de Recuperación, que Moncloa asegura que se está preparando y negociando con el Ejecutivo comunitario para financiarlo con el Fondo de Recuperación Next Generation.

Pese a haber logrado rechazar las enmiendas a la totalidad a los Presupuestos Generales del Estado, el Gobierno no ha salido fortalecido de cara a su imagen internacional. A la Comisión Europea no le gustó que después de que Madrid presionara tanto al Consejo y al propio Ejecutivo comunitario sobre las necesidades económicas para la recuperación, la vicepresidenta tercera y ministra de Economía, Nadia Calviño, anunciara que España no va a pedir los créditos aprobados por el Consejo Europeo de 70.000 millones de euros.

Bruselas discrepa sobre el alcance

Bruselas discrepa también del optimismo de las previsiones económicas del equipo de la vicepresidenta, no ve la recuperación en V para nuestro país, como todavía mantienen miembros del Ejecutivo, y considera que deben utilizarse todos los recursos posibles para conseguir la recuperación económica lo antes posible. Por todo ello, existe un gran interés en conocer los términos precisos del informe del ‘Paquete de Otoño’ en el que se hace el que se conoce como Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento (EPAC por sus siglas en inglés).

La propia Comisión admite que se trata del principal instrumento con el que cuenta para fijar las prioridades económicas y sociales de la UE para el próximo año. Además proporciona un análisis de la economía europea y trata de conseguir una respuesta política adecuada a los retos identificados, con el fin de fomentar el crecimiento, la integración y la convergencia en la UE, en consonancia con la estrategia de crecimiento a largo plazo de la Unión.

El estudio además marca las orientaciones políticas horizontales para la fase específica de cada país del semestre europeo, por lo que realiza recomendaciones políticas específicas para cada uno de los Estados miembros una vez conocidos sus proyectos de Presupuestos.

Muestra de la relevancia que concede a este procedimiento lo evidencia la representatividad de los comisarios que los presentan. El encargado de hacer la presentación general del mismo será Valdis Dombrovskis, vicepresidente ejecutivo para una Economía al Servicio de las Personas y comisario de Relaciones Comerciales. El encargado de precisar los detalles de las recomendaciones económicas y financieras a cada país será el comisario de Economía, Paolo Gentiloni. En cuanto a los aspectos vinculados con el ámbito laboral será el comisario de Empleo y Derechos Sociales, el luxemburgués Nicholas Schmit.

Compensar los efectos en Bruselas

Después de la dura intervención de la responsable del informe sobre España del Fondo Monetario Internacional (FMI), Andrea Schaechter, España está tratando de conseguir de Bruselas un informe más amistoso con el proyecto presupuestario español. Las 94 páginas del informe del FMI, así como la rueda de prensa de la responsable de España de FMI, han supuesto una enmienda a la totalidad a los presupuestos y a las expectativas españolas.

El Fondo Monetario Internacional no se cree ni los ingresos ni los gastos presupuestados. Pero además le parecen inadecuadas muchas de las medidas que el Gobierno presenta como logros sociales y considera que a medio y largo plazo el Gobierno va a conseguir lo contrario de lo que proclama en su política social.

Por eso Moncloa trata de conseguir este lunes una foto dando a entender que cuenta con un apoyo social mayoritario. Junto a los presidentes de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, estará también su vicepresidente y presidente de CEPYME Gerardo Cuerva. Del lado de los sindicatos estará el secretario general de CCOO, Unai Sordo y el secretario general de UGT, Pepe Álvarez.

Por parte del Gobierno junto a presidente, Pedro Sánchez, estarán la vicepresidente tercera y ministra de Economía y Digitalización, Nadia Calviño; la vicepresidenta cuarta y Ministra para la transición Ecológica, Teresa Ribera; la ministra de Hacienda, María Jesús Montero; el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos; la ministra de Educación, Isabel Celaá; la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, y la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto.

Se echa en falta la presencia del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. La cuestión de las cuotas de la Seguridad Social es uno de los aspectos clave para los empresarios. Pero pese a ello, es evidente que el Gobierno quiere anticiparse al nuevo jarrón de agua fría que se teme vuelva a echar Bruselas a las cuentas planteadas, lo que hará más complejas las negociaciones para recibir los 72.700 millones de ayudas directas. Sánchez haría bien en añadir a la foto plantear los mejores proyectos con la mayor participación de los representantes políticos y sociales.

Sin el apoyo del principal partido de la oposición y primer partido en Europa las negociaciones serán más complejas y, como advierte el Fondo Monetario Internacional en su informe para España, quien más puede sufrir las consecuencias son los más vulnerables.

Artículos relacionados