Recupera la ac­ti­vidad co­mer­cial du­rante el tercer tri­mestre y logra re­ducir el im­pacto del Covid-19

Prim mejora un 87% su beneficio neto y aumenta sus ventas más de un 10%

Este viernes re­parte un di­vi­dendo com­ple­men­tario de 0,22 euros por ac­ción, de un total de 0,33 euros

Jorge Prim y Lucía Comenge, vicepresidente y presidenta grupo Prim
Jorge Prim y Lucía Comenge, vicepresidente y presidenta grupo Prim

El Grupo Prim re­gistró un im­por­tante avance en las ven­tas, el ebitda y los re­sul­ta­dos, tanto de ex­plo­ta­ción como ne­tos, du­rante el tercer tri­mestre de este año, re­du­ciendo el im­pacto ne­ga­tivo que el Covid-19 tuvo en los ne­go­cios du­rante el primer se­mes­tre. El im­porte neto de la cifra de ne­go­cios (julio-septiembre) creció el 10,6% res­pecto a los mismos meses de 2019, mien­tras el ebitda y el re­sul­tado neto ex­pe­ri­men­ta­ban, en ese mismo pe­riodo, un au­mento del 54,4% y el 87%, res­pec­ti­va­mente.

Esta positiva evolución tuvo su origen en una planificada diversificación de los negocios y la adaptación de una oferta de calidad a los servicios y productos más demandados en el contexto de la pandemia. También fue reflejo de la recuperación de la actividad no relacionada con el Covid-19 en hospitales y centros de salud de los que el grupo es proveedor tradicional.

Adicionalmente, la compañía supo adaptarse a la situación generada por la pandemia y propició una clara reducción de gastos, tanto de explotación como comerciales y financieros, que se unió a la eliminación de gastos no recurrentes afrontados en el anterior ejercicio. Los esfuerzos de gestión se centraron en mantener la solvencia y evitar cualquier medida de reducción temporal de empleo o ERTE para, como ha ocurrido en este trimestre, poder responder con el equipo unido a esta nueva fase de recuperación de la actividad.

El Grupo cerró los nueve primeros meses del año con una cifra de negocios cercana a los 105 millones de €, lo que supuso un descenso de tan solo el 3,8% respecto al mismo periodo del ejercicio precedente, cuando la caída de enero a junio había superado el 10,3% en relación con el mismo periodo de 2019. El ebitda agregado a septiembre se elevó a casi 12 millones de €, con reducción del 10,3% y el beneficio neto consolidado fue de 6,3 millones de €, el 7,6% menos, frente a descensos del 30,1% y 31,7%, respectivamente, a finales de junio.

En el Informe de Gestión del tercer trimestre, aprobado por el Consejo de Administración, la empresa de suministros hospitalarios expone las medidas que ha puesto en marcha para combatir los efectos negativos del Covid-19 y algunos impactos que la pandemia está teniendo en los negocios.

Entre las actuaciones tendentes a proteger a todos sus grupos de interés; colaboradores, clientes, proveedores, subcontratistas y la sociedad en su conjunto, la compañía destaca el fortalecimiento de la tesorería, el apoyo financiero a clientes privados y proveedores y suministradores para contribuir al mantenimiento de los servicios, la conservación del empleo y la participación en la cadena solidaria corporativa desplegada en España a comienzos de la pandemia.

Respecto a los impactos en el negocio, el grupo mantiene una posición de cautela y prudencia, pues asegura que siguen existiendo muchas incertidumbres acerca de la evolución de la enfermedad, aunque sí expresa la ausencia de deterioros relevantes en cuanto a cobros a clientes, pagos de deuda a acreedores o activos intangibles. La compañía mantiene inalterado su Plan Estratégico, pues, con los datos actuales, considera que la situación no afectará a medio y largo plazo a sus planes de negocio.

Reparto de Dividendos

La solvencia financiera del grupo y su situación de liquidez permitieron a la Compañía aprobar en Junta General Ordinaria de Accionistas el reparto de un dividendo complementario de 0,22 € por acción, pagadero este viernes, 13 de noviembre, que se une al 0,11 € por acción abonado en enero para completar una retribución al accionista de 0,33 € por acción.

En la Junta, primera bajo la presidencia de Lucia Comenge, la ejecutiva compartió con los accionistas su confianza en el futuro, basada tanto en la fortaleza del Grupo como en las perspectivas del sector:

“El sector de la tecnología sanitaria –dijo la nueva presidenta- está experimentando un crecimiento significativo, motivado fundamentalmente por varios factores relativos al envejecimiento de la población a nivel mundial, la mayor esperanza de vida y la paulatina cronificación de enfermedades”.

“El alto grado de obsolescencia del parque de equipos que se encuentran en nuestros hospitales –añadió- va a requerir un cambio de estrategia, que ponga en primer plano el ciclo de vida de los productos y la calidad de estos.”

Respecto a la solidez del Grupo, Lucía Comenge aseguró que: “Nuestra ventaja competitiva se halla, precisamente, en poder ofrecer un servicio global gracias a la gran calidad de nuestros productos sanitarios y la flexibilidad para adaptarnos a las necesidades de nuestros clientes, tanto en plazos como en el asesoramiento de uso”.

Y abordó la estrategia de crecimiento que contempla, en palabras de la presidenta: “La ampliación de la cartera de negocios en la actividad exportadora y la mejora del ‘portfolio’ de productos y servicios tecnológicamente innovadores en el mercado doméstico”.

La Junta aprobó también la modificación de los Estatutos y de los Reglamentos de Junta y Consejo, con la doble finalidad de adaptarlos a los cambios establecidos en la gestión del grupo y a las mejores prácticas del Código de Buen Gobierno de Sociedades Cotizadas, en su última versión revisada de junio de 2020. Prim se convierte así en una de las primeras compañías cotizadas en aplicar la actualización de estas recomendaciones de Buen Gobierno

Artículos relacionados