El parqué ab­sorbe con fa­ci­lidad el alu­vión de ac­ciones pro­ce­dente de la am­plia­ción

IAG pasa la gran prueba en bolsa y pone el mercado a su favor

El grupo entra a mucha ve­lo­cidad en el va­lor, que está en pleno punto de in­fle­xión

Luis Gallego (Iberia) .
Luis Gallego, CEO, IAG.

IAG se ha en­fren­tado esta se­mana a una de esas pruebas de fuego que miden el mo­mento de mer­cado de una em­presa co­ti­zada. El miér­coles se ad­mi­tieron a co­ti­zaron los casi 3.000 mi­llones de ac­ciones pro­ce­dentes de la ma­cro­am­plia­ción de ca­pital de 2.741 mi­llones de euros que ha pre­ci­sado el grupo his­pa­no-­bri­tá­nico para sa­near su ba­lance y ga­ran­tizar el fu­turo in­me­diato. De la ava­lancha de nuevos tí­tulos la com­pañía ha sa­lido más que for­ta­le­cida.

El reto era de grandes dimensiones. Los nuevos títulos equivalían al 60% de las acciones en circulación de IAG. Pero el valor salvó la prueba con nota. Apenas bajó un 0,4% (venía de una subida superior al 5% el día anterior) porque el papel nuevo fue absorbido con bastante facilidad. No hubo atasco en ningún momento y quedó la sensación de que la compañía ha empezado una nueva etapa en bolsa tras la ampliación.

"Hay bastantes fondos que se han quedado cortos en la ampliación de capital. Había bastante demanda para una empresa que muchos gestores consideran como una oportunidad extraordinaria a medio y largo plazo a las actuales valoraciones. Muchos gestores siguen comprando ahora para cumplir sus objetivos en IAG", señalan fuentes bursátiles que coinciden en que lo peor en bolsa ya ha pasado para la compañía.

Este jueves, la acción completó un gran rally que le permite afianzarse por fin por encima del nivel psicológico de 1 euro por acción. El 'subidón' del casi el 11% delata que hay un cambio de expectativas en marcha en el valor, que ahora está blindado. "La ampliación estaba asegurada, pero el éxito de demanda hace que ahora se vea a IAG de otra manera. Es un valor de nuevo en el radar de los gestores" señalan las mismas fuentes.

Que la ampliación haya sido aceptada por el 93% de los accionistas y que la sobredemanda haya superado el 200% habla de una nueva etapa en bolsa para IAG. Un nuevo ciclo que ya se recoge en los informes de los analistas. Citi es el más entusiasta y no regatea en optimismo respecto al futuro inmediato. Una vez superado el reto de surfear sin contratiempos la gran ola de nuevas acciones, cree que el panorama está mucho más despejado.

La firma estadounidense cree que IAG puede más que doblar su valor en bolsa desde ahora si se imponen los test masivos en los aeropuertos como paso previo a la recuperación del tráfico aéreo internacional, si un mercado capital para la compañía como Reino Unido reduce la cuarentena de 14 días a los viajeros procedentes de países como España, Francia y Estados Unidos y si este último país y Europa se ponen de acuerdo para facilitar los vuelos trasatlánticos.

Nadie asegura que el camino sea fácil (no es casualidad que IAG sea la más castigada este año en toda la bolsa española y siga perdiendo en 2020 tres cuartas partes de su valor) ni que la cotización de IAG vaya a mostrar una cara muy irregular aún durante varios meses, pero lo cierto es que la percepción están cambiando. El consenso de los analistas ve la acción en torno a un 75% por encima de la cotización actual.

"Estamos ante un valor de alto riesgo a corto plazo, pero ante un potencial ganador a medio y a largo plazo si se sabe esperar y soportar las turbulencias. Los fondos están regresando al valor convencidos de que casi todo lo peor está descontado ya en la cotización de IAG. Aunque habrá momentos difíciles porque el Covid-19 no está aún bajo control, la acción ya asume hoy un escenario casi catastrófico en términos de valoración que limita mucho la posibilidad de nuevas caídas a 12 meses vista", señalan en una gestora nacional que cree que IAG sólo es apta para inversores sin aversion al riesgo.

Artículos relacionados