BOLSA

Duro Felguera, en el rumbo correcto

Después de ini­ciar el pro­ce­di­miento de in­sol­vencia a fi­nales de fe­brero, con el nom­bra­miento de una ad­mi­nis­tra­ción vo­lun­ta­ria, la fi­lial aus­tra­liana de Duro Felguera ha lo­grado por fin la apro­ba­ción de un con­venio de acree­dores con lo que se quita un im­por­tante peso de en­cima.

Esta semana, se ha dado el visto bueno al convenio por unanimidad, con lo que pasa a ser firme y definitivo, bajo legislación australiana. De este modo, se elimina la incertidumbre sobre el eventual reintegro de cantidades contra la matriz a la que se hacía mención en las cuentas anuales de 2019. Tampoco tendrá impacto alguno en las cuentas del grupo industrial asturiano, pues el 28 de febrero de 2020 se produjo la salida de la subsidiaria del control y del perímetro de consolidación.

No obstante, la aprobación de este convenio sí tendrá otros efectos significativos sobre la matriz. A cambio, Duro Felguera se ha visto obligada a renunciar a un crédito a su favor por importe de unos 870.000 euros al cambio ya provisionado en el ejercicio 2019. Además, los pasivos de Duro Felguera Australia serán liquidados exclusivamente con los activos de esta compañía en los términos y condiciones incluidos en el convenio.

Por último, los administradores de la filial australiana renuncian a tomar medidas para el reintegro de los pagos realizados por importe de 60,1 millones de euros a Duro Felguera entre los meses de septiembre y noviembre de 2019 en concepto de devolución del préstamo concedido en el pasado por la matriz a su filial.

Una vez eliminado este lastre, Duro Felguera debe seguir su proceso de reestructuración con la búsqueda de un socio industrial estable. Para ello la compañía mantiene negociaciones con la SEPI (Sociedad Española de Participaciones Industriales) para su entrada en el accionariado con una inversión de 100 millones de euros. Una inyección económica procedente del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, de la cual 70 millones corresponderían a un préstamo participativo.

Buenas noticias que han animado a los accionistas del grupo. La cotización ha vuelto a tomar impulso en busca de recuperar la cota de los 0,5 euros por acción que había puesto en juego en el irregular mes de septiembre. Los expertos esperan ahora que el apoyo oficial ayude a mantener esta tendencia positiva a la espera de un socio definitivo de garantías que sirva ya de catalizador al valor para salir definitivamente del pozo.

Artículos relacionados