ANÁLISIS

El Gobierno, sin fórmulas para utilizar los fondos de Bruselas sin nuevos Presupuestos

Crece la des­con­fianza del sector fi­nan­ciero con el Gobierno ante el cre­ciente cas­tigo de los mer­cados

María Jesús Montero, ministra de Hacienda.
María Jesús Montero, ministra de Hacienda.

El Gobierno de Pedro Sánchez está bus­cando todas las fór­mulas po­si­bles para que los fondos pre­vistos por Bruselas para afrontar la crisis pro­vo­cada por la pan­demia de la Covid-19 lle­guen cuanto antes a España una vez se logre el visto bueno del Parlamento Europeo, pese a que no des­carta tener que volver a pro­rrogar los Presupuestos ge­ne­rales del Estado.

Conscientes de que sin unas nuevas cuentas del Estado se añadiría más incertidumbre a las ya muy precarias circunstancias económicas y laborales de nuestro país, Sánchez quiere implicar al máximo a Bruselas para que el dinero llegue, además de a la Administración Central, a las Comunidades Autónomas y a los Ayuntamientos, tan rápidamente como sea posible y en cuanto se dé el visto bueno en el ámbito comunitario.

Lo ha expresado así el presidente del Gobierno en su comparecencia en el Foro La Toja, sabedor, como anticipaba este domingo la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, de que podría tener que volver a prorrogar las cuentas del Estado un año más. Supondría una inseguridad añadida en este conjunto de incertidumbres en las que el muy afectado sector financiero español tiene mucho que perder.

Todos los grandes organismos internacionales consideran que sin esas ayudas la economía española, la que más está sufriendo en toda Europa las consecuencias de la crisis, necesitará el rescate. La responsable del Fondo Monetario Internacional para España, Andrea Schaechter, mostraba la pasada semana su confianza en el efecto de las transferencias de Bruselas cuando lleguen, pero mientras tanto, mantiene que España será el país que peor está afrontando la crisis económica. Schaechter, además, eludió manifestarse sobre la gestión sanitaria de la pandemia. Perl de haber merecido su apoyo la gestión de la misma no hubiera dudado en proclamarlo.

En estas circunstancias, los inversores internacionales miran con especial interés los riesgos que afronta el sector financiero español, el más castigado hasta ahora, junto con el sector turístico, por estas circunstancias dramáticas. Sin recuperación, con los créditos paralizados y los tipos de interés que no le permiten recuperar rentabilidad, no se descartan que los inversores sigan castigando los valores de la banca.

El Ejecutivo no las tiene todas consigo. La ministra de Hacienda anticipaba este domingo en una entrevista con la agencia Efe que el proyecto de Presupuestos se presentará a lo largo del mes de octubre, pero no descartaba que una enmienda a la totalidad pudiera echar al traste con las negociaciones para contar con cuentas nuevas. Así, María Jesús Montero anticipaba que, si hay dificultades a lo largo de la negociación, se tendrán que prolongar el tiempo necesario hasta que tengamos los consensos oportunos, que permitan garantizar que las enmiendas a la totalidad no prosperan.

Acuerdo interno en el Gobierno

Montero trata primero de alcanzar un acuerdo interno en el Gobierno de coalición, que todavía no está finalizado. Fuentes de la negociación comentaba a capiatalmadrid.com que el acuerdo interno podría alcanzarse a principios de esta misma semana y darlo a conocer tras la celebración del Consejo de Ministros.

Y en cuanto a la propuesta fiscal, muy criticada en ámbitos del centro político y de la clase empresarial, ha matizado que lo que se pacte en el seno del Gobierno de coalición no será el texto definitivo que se incorpore a los Presupuestos de 2021, sino que se negociará con posterioridad con los partidos políticos. Y, según Montero, “esto podría cambiar”.

En cuanto a los tiempos, la ministra adelanta que “a lo largo de octubre a mí me gustaría presentar el proyecto. Pero este Gobierno depende de que el resto de formaciones políticas den su visto bueno a las cuentas públicas. Dialogaremos hasta la saciedad”.

De cara a los recursos para CCAA y ayuntamientos y facilitarles temporalmente incurrir en un mayor endeudamiento, y frente a las críticas de quienes consideran que se van a producir déficits inasumibles, responde que el procedimiento que van a proponer “es similar al de los objetivos de déficit, pero lo que se vota es la apreciación de que concurren las circunstancias que prevé la Constitución para producir la suspensión de las reglas fiscales. Es un trámite que podría ser omitido, pero nos parece importante que así se produzca”.

En definitiva, lo que plantea la ministra es proponer a los partidos la creación de un fondo que compense a los ayuntamientos sin remanentes o que se encuentren en crisis por la caída de ingresos, además de que los entes locales tendrán unas entregas a cuenta para 2020 actualizadas al crecimiento del 1,6 % del PIB, igual que se hizo con las comunidades autónomas.

Viene a precisar lo que había anticipado el presidente del Gobierno en su intervención en el Foro La Toja, que avanzaba que están elaborando un decreto ley que eliminará barreras y cuellos de botella legales para Comunidades y entidades locales de cara a facilitar la gestión de los fondos europeos extraordinarios por parte de las administraciones autonómicas y locales.

El grueso del trabajo quiere tenerlo preparado para cuando se celebre la conferencia de presidentes el próximo 26 de octubre, cumbre en la que estará presente, por primera la vez, la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, muestra de la importancia que se concede a la llegada de esos recursos comunitarios.

Junto al Gobierno, el sector financiero tiene puesta toda su esperanza tanto en los Presupuestos, como en la llegada de los recursos comunitarios. La crisis y el temor a una multiplicación de la morosidad para el próximo ejercicio, si antes no se sustancia la llegada de los recursos, está castigando a la banca hasta el punto de ponerla en una situación tan crítica como al borde del precipicio. De consumarse el peor escenario, España no podría dejar de tener que pedir el rescate.

Artículos relacionados