RESULTADOS

IAG pierde 5.567 millones hasta septiembre por el parón de su actividad

El grupo aéreo com­pensa la crisis gra­cias a su am­plia­ción de ca­pital

Avión de Iberia
Avión de Iberia

El 'holding' IAG, que en­globa Iberia, British Airways (BA), Vueling y Aer Lingus, re­gistró unas pér­didas des­pués de im­puestos y par­tidas ex­cep­cio­nales de 5.567 mi­llones de euros du­rante los nueve pri­meros meses de este año, frente a los 1.814 mi­llones de be­ne­ficio de un año an­tes, de­bido a las res­tric­ciones de viajes de­ri­vadas por la crisis sa­ni­taria del Covid-19.

El resultado después de impuestos antes de partidas excepcionales fue negativo en 3.176 millones de euros, frente a un beneficio de 1.814 millones de euros, según ha informado el grupo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El beneficio de las operaciones de IAG después de partidas excepcionales fue negativo con 5.955 millones de euros, frente al dato positivo de 2.520 millones de un año antes. El grupo aéreo hispano británico realizó recientemente una ampliación de capital de casi 3.000 millones de euros, lo que le ha permitido capear el temporal.

Según la compañía, los resultados se han visto afectados considerablemente por el brote del Covid-19, que ha tenido un efecto relevante a nivel global en los sectores de las aerolíneas y los viajes, particularmente desde finales de febrero de este año en adelante y "sin signos inmediatos de recuperación".

"Estos resultados muestran el persistente impacto negativo del COVID-19 en nuestro negocio, pero los constantes cambios en las restricciones impuestas por los gobiernos no han hecho sino agravarlos. Esto crea incertidumbre en nuestros clientes y dificulta la planificación eficaz de nuestro negocio", ha señalado el consejero delegado de IAG, Luis Gallego.

El directivo ha instado además a los gobiernos a que adopten procedimientos para realizar test antes de las salidas de los vuelos con métodos fiables y asequibles y que también contemplen la opción de realizar pruebas posteriores a los vuelos para eximir a los pasajeros de las cuarentenas cuando procedan de países con elevadas tasas de contagio.

"Esto permitiría abrir rutas, estimular la economía y conseguir que las personas viajen con confianza. Cuando abrimos rutas, observamos que existe una demanda de viajes contenida. Sin embargo, continuamos esperando que la demanda de pasajeros tarde al menos hasta 2023 en recuperar los niveles de 2019", ha señalado.

Asimismo, ha indicado que en el tercer trimestre, el grupo anunció una pérdida de las operaciones de 1.300 millones de euros antes de partidas excepcionales, comparado con un beneficio de las operaciones de 1.425 millones de euros el año pasado, si bien la pérdida total de las operaciones fue de 1.918 millones de euros, incluidas las partidas excepcionales relacionadas con las coberturas de combustible más los costes de reestructuración de British Airways y Aer Lingus.

Artículos relacionados