En el in­ter­valo le asigna una ca­li­fi­ca­ción de 'CC' en fun­ción de los planes es­tra­té­gicos

S&P condiciona el rating de Prisa a la firma del acuerdo de refinanciación

El con­venio re­corta un 30% su monto con un amor­ti­za­ción de 400 mi­llones

Javier Monzon.
Javier Monzon.

La agencia de ca­li­fi­ca­ción Standard & Poor's (S&P) asig­nará un nuevo ra­ting a Prisa cuando se sus­criban de­fi­ni­ti­va­mente los con­tratos de la re­es­truc­tu­ra­ción de la deuda anun­ciada la se­mana pa­sada y ana­lice la nueva es­truc­tura de la deuda pac­tada. La firma está pre­vista para antes de fin de año. El acuerdo de re­fi­nan­cia­ción de la deuda su­pone ex­tender su ven­ci­miento hasta marzo de 2025, con un coste ini­cial del 5,5% y un coste total medio del 7% du­rante la vida del con­trato.

Contempla la amortización de 400 millones de deuda, con lo que la deuda neta total se recorta más de un 30%. Con esta refinanciación, la compañía contará con alrededor de 275 millones para hacer frente a sus necesidades de liquidez y al desarrollo de los planes estratégicos de sus negocios.

S&P también ha anunciado que, mientras llegue el momento de la firma del acuerdo de reestructuración de la deuda, asigna a la sociedad una calificación de "CC". Este rating no afecta en ningún caso al acuerdo de refinanciación alcanzado con los acreedores.

Fuentes financieras consultadas por Europa Press explican que esta decisión de S&P es de puro procedimiento cuando acaba una refinanciación y empieza otra, y que suele traducirse en una bajada de rating momentánea y una subida posterior.

Prisa estima que el hecho de ofrecer un repago a 400 millones de lo total de la deuda y una compensación media del 7% durante la vida del contrato es una operación buena para los acreedores de la compañía. De hecho, la cotización de la deuda de Prisa se ha revalorizado un 3% desde el anuncio de la operación, que también ha recibido una buena acogida en el mercado bursátil.

Artículos relacionados