Monitor de Latinoamérica

Madrid pro­mete una mayor im­pli­ca­ción en la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mica del área

España y la UE llaman a ‘arremangarse’ en apoyo de Latam

Los ex­pertos re­claman una alianza bi­la­teral para ace­lerar la sa­lida de la crisis

European Union.
European Union.

La di­fícil si­tua­ción que atra­viesa la eco­nomía de América Latina por el co­ro­na­virus in­quieta en España, cuyas em­presas tienen en el área uno de sus grandes mer­cados de in­ter­na­cio­na­li­za­ción, y en la UE. Mientras España se com­pro­mete a una mayor im­pli­ca­ción en la re­cu­pe­ra­ción del área, desde la Unión se llama ya a in­ver­siones ur­gentes para dar apoyo a una re­gión que será la más cas­ti­gada por el vi­rus.

Latam afronta este año una caída del PIB que Cepal prevé del 9.1%; el FMI del 8,1% (rebajada desde el -9,4%) y el BM, del 7,9% y a una lenta reactivación que podría no tomar cuerpo hasta 2025.

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, destacó días atrás el “compromiso” del Gobierno y las empresas españolas para ayudar a Latam a remontar la crisis y abogó por un rol más activo si cabe de los entes multilaterales y de la UE y por reforzar la Alianza del Atlántico.

La ministra de Exteriores, Arancha González Laya, instó en Bruselas a reforzar la relación y apoyar a los países de Latam, y el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, llamó a Europa a prestar más atención una región “que está pagando un precio muy alto por el coronavirus”.

Impacto muy negativo

Calviño hizo hincapié en que la crisis tendrá un impacto muy negativo este año en el área y en la previsión de una recuperación lenta en un contexto en el que se arrastran desequilibrios estructurales como la informalidad, altos índices de desigualdad y pobreza y la falta de espacio fiscal, el “gran lastre” que no se logra resolver para relanzar el crecimiento. Ante este panorama, respaldó propuestas novedosas que no son exclusivas para Latam y se debaten en el G-20 y FMI, como una red de swaps y repos por parte de los bancos centrales para la financiación de países, además de abogar por promover la inversión de impacto y responsable a nivel social e impulsar las alianzas público-privadas.

De igual forma, Calviño resaltó que España busca explotar al máximo las posibilidades de acción de las instituciones cercanas al área, como CAF y Segib, y destacó el compromiso de las firmas españolas con la región, con flujos comerciales que se han duplicado a 33.000 millones anuales y 66.000 exportadores e inversores con vocación de permanencia. “Hay compromiso para apoyar a Latam a recuperar un crecimiento inclusivo y sostenible, para lo que España trata de liderar una respuesta decidida en los entes multilaterales”.

Ya en el marco de la Conferencia CAF ‘Relaciones Europa-América Latina, la pasada semana, la comisaria europea de Asociaciones Internacionales, Jutta Urpilainen instó a promover “inversiones urgentes” en Latam, a construir alianzas verdes y digitales con CAF y juzgó imprescindible fomentar agendas comunes con un área en la que, si bien los lazos inversores españoles son lo más importantes, existen notables inversiones alemanas, italianas, francesas y holandesas. “Con una cooperación triangular logramos abordar las prioridades rápida y eficazmente. La UE apoya proyectos con CAF, desde infraestructuras viales hasta ciudades sostenibles. Espero situar la relación en un nuevo nivel”.

Conferencia CAF-Europa

Aunque es cierto que Latam no está entre las regiones prioritarias de cooperación de la UE, sus países son importantes socios comerciales y de inversión y la conciencia de que el área está en situación de emergencia crece en Bruselas, como se vio en el último Consejo de Exteriores. “La UE apoya revitalizar la relación y está dispuesta a compartir con Latam ambiciosas metas medioambientales y digitales, en línea con las prioridades europeas”, según la Comisión, para la que Bruselas es consciente de la crisis y juzga urgente relanzar el diálogo, dada la importancia económica del área para Europa.

Toda Latam, salvo Venezuela, está ligada a la UE. Cuba y Bolivia, por pactos de cooperación; Chile y Centroamérica, por acuerdos de asociación; Colombia, Perú y Ecuador, por un TLC y México, por un acuerdo global. Y Mercosur por una asociación en ratificación. Latam es el quinto socio comercial de la Unión.

Mientras, en la Conferencia CAF-Europa, que debatió la integración birregional y los lazos de cooperación Latam-UE, se planteó una salida de la crisis a partir de una alianza entre ambas regiones, tras destacar que la relación bilateral podría contribuir a acelerar la recuperación en las dos zonas. Y se concluyó que es son de gran importancia nuevas alianzas enfocadas en canalizar fondos para infraestructuras, recuperación del tejido empresarial o crecimiento ‘verde’.

Luis Carranza, presidente de CAF, dijo que “se necesita canalizar nuevos recursos y llevar adelante proyectos digitales y de integración regional que pueden significar la diferencia entre perder 10 años por la pandemia o retomar el impulso del crecimiento ahora”. La cooperación y las alianzas estratégicas UE-Latam “son importantes para superar la crisis” en un área que precisa potenciar instrumentos para sacar adelante 500 proyectos en digitalización”.

Por su parte, la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, insistió en la necesidad de la región de ayuda internacional para salir de la crisis y llamó a Europa a ser “socio importante” en la recuperación de Latam. Y resaltó que la región se adentra en un “terreno desconocido”, con previsión de retroceder en términos económicos a niveles de 2010 y en pobreza, a cotas de 2005. En el mismo foro, la secretaria de Estado de Economía, Ana de la Cueva, dijo que España puede jugar un rol de nexo entre entes multilaterales y economías latinoamericanas, siempre que estas consensuen posiciones.

Artículos relacionados