Las en­ti­dades con menos músculo se re­signan a quedar lejos de las me­jores ofertas

La banca tradicional se queda sin munición para contestar la ofensiva hipotecaria 'online'

Los mí­nimos his­tó­ricos del Euribor re­ducen a nada el margen de ma­niobra de los bancos

Mercado de la vivienda
Mercado de la vivienda

Primero fue Bankinter, luego ING y más tarde Evo Banco. Sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad, las tres en­ti­dades han ido echando más leña al fuego del ne­gocio hi­po­te­cario desde que acabó el ve­rano y em­pezó el nuevo curso fi­nan­ciero. Pero ha sido el úl­timo mo­vi­miento en el ta­blero, por muy agre­sivo y es­tra­té­gico, el que ha des­co­lo­cado al resto de las en­ti­da­des. La banca tra­di­cional se está que­dando sin res­puestas frente a la ofen­siva del uni­verso 'online'.

Un universo 'online' con muchos matices, porque el protagonista de la última super oferta de hipotecas fijas es Evo Banco, perteneciente a Bankinter. Hay grupos que operan a doble velocidad, con el doble sello de tradicional y 'online', con marcas totalmente diferenciadas. Una política en la que también se emplea a fondo Santander con su gran apuesta en Internet que es Openbank. Las ofertas de matrices y filiales son muy diferentes.

Evo Banco ha puesto el sector patas arriba. Con unos requisitos de vinculación muy básicos y desde luego muy inferiores a la media de la competencia, la entidad ofrece su hipoteca fija desde los 20 hasta los 30 años al 1,67% TAE. Nadie da más a cambio de menos en el mercado español, especialmente a medida que se van ampliando los plazos del préstamo. La realidad es que la diferencia entre las ofertas 'online' y las del resto no deja de crecer.

Además de Evo o de Openbank, MyInvestor y Targobank copan las primeras posiciones de los ránking de hipotecas más baratas en todas las modalidades. Con una estructura de costes mucho más baja que las de las entidades tradicionales, están llevando los precios hasta niveles impensables dadas las circunstancias, con los tipos de interés en registros negativos y el Euribor tocando fondo durante este mes de octubre.

Sin margen... financiero

Incluso en los bancos 'online' se reconoce que ya no hay mucho más que rascar. "Sencillamente, estamos muy cerca del límite. Se podría hacer alguna rebaja de precio más, pero tendría que ser muy pequeña. Nos estamos comiendo ya casi toda nuestra rentabilidad futura. Después de los últimos movimientos tendremos que dar algún tipo de respuesta, pero será de corto alcance. En nuestro caso el margen de maniobra es mínimo", señalan en un entidad 'online'.

Si los neobancos lo tienen difícil para mejorar sus ofertas, mucho más oscura es la perspectiva de los bancos tradicionales. Muchos de ellos como Santander, BBVA, Bankia, Bankinter, Liberbank o Kutxabank cuentan con ofertas competitivas que sin embargo cada vez se quedan más lejos de las mejores. Pero en algunas entidades reconocen que ya han estirado la cuerda hasta el límite y no hay margen de mejora salvo en casos muy concretos.

"Todo depende del tipo de cliente. Si nos llega uno del perfil más alto, muy solvente, podemos ajustar a la baja las condiciones respecto a las ofertas estándar. En estos casos sí hacemos excepciones, porque lo que nos interesa es atraer perfiles 'top' a nuestra cartera de clientes incluso sacrificando la rentabilidad. Pero, como es lógico, esta es una política que debe ser muy selectiva. No llega a todo el mundo", señalan en un banco mediano.

Con la distancia entre las mejores ofertas y el resto creciendo, poco margen queda ya para mejorar aún más los precios medios de las hipotecas más bajas en la historia de la industria. Después de un esfuerzo extraordinario en los últimos años para seguir ofreciendo condiciones muy atractivas en un entorno megacompetitivo, la banca tradicional ve como la 'online' le mete más cuerpos de distancia. Es el signo de los nuevos tiempos.

Artículos relacionados