CaixaBank pone a la venta dos carteras de activos tóxicos valoradas en unos 1.000 millones

Caixabank
Caixabank

CaixaBank ha dado mandato a KPMG para poner a la venta dos carteras de activos tóxicos valorados en unos 1.000 millones de euros, con lo que pretende limpiar parte de su balance antes de cerrar la fusión con Bankia, según han confirmado fuentes cercanas a la operación consultadas por Europa Press.

La entidad pretende completar la venta de estas carteras antes de que finalice el año, manteniendo así cierto margen con el momento en que la integración de Bankia se hará efectiva, lo que está previsto para el primer trimestre de 2021, según adelanta 'El Confidencial'.

Los activos problemáticos o dudosos (NPLs, por sus siglas en inglés) de los que CaixaBank busca desprenderse se han dividido en dos carteras.

La primera, denominada 'Proyecto Hermitage', está formada por créditos 'unsecured' valorados en unos 600 millones de euros, es decir, sin garantía colateral y ligados al consumo y de pymes.

La segunda, bajo el nombre 'Proyecto Louvre', se completa con créditos por valor de unos 400 millones de euros con garantía inmobiliaria, de los que unos 200 millones de euros estarían ligados a suelo procedente de Martinsa Fadesa.

Martinsa Fadesa es una compañía que se vio abocada a la liquidación a comienzos de 2015 toda vez que no pudo refinanciar su deuda financiera de 3.200 millones de euros ni renegociar el convenio de acreedores con el que en 2011 logró superar el mayor concurso de acreedores de la historia para extender el pago de dicha deuda.

Artículos relacionados