El sector teme una nueva oleada de res­tric­ciones en los puentes de no­viembre

Los centros comerciales temen otra renegociación masiva si 'pincha' Navidad

Desde el fin del es­tado de alarma la afluencia de com­pra­dores ha caído hasta un 25%

Consumo de datos en Navidad
Consumo en Navidad.

Primero fue la Semana Santa, des­pués del puente de mayo, y des­pués del ve­rano más atí­pico fue el turno de la fes­ti­vidad del 12 de oc­tu­bre. Fechas que todos los ne­go­cios li­gados al ocio y al con­sumo tu­vieron que ta­char con una equis bien por el con­fi­na­miento for­zoso o bien porque vieron re­du­cida sus­tan­cial­mente la afluencia de pú­blico por las res­tric­ciones de mayor o menor in­ten­sidad im­puestas por el es­ta­llido del Covid19 pri­mero y sus re­brotes des­pués.

Ahora, el año se adentra en la recta final y en juego están algunas fechas decisivas. En noviembre llegan las festividades de Todos los Santos y, en Madrid, la de la Almudena. Citas claves para el sector del ocio que también están en peligro por las paradas de varias comunidades autónomas y a las que se podría sumar Madrid, la más díscola con el Gobierno central en su batalla por mantener abierta la primera economía regional del país.

El miedo crece en un segmento clave como el de los centros comerciales, que empiezan a hacerse a la idea de que el fin de año puede ser muy duro. "Ya sabemos que la Navidad va a ser atípica, muy atípica. Pero nadie puede garantizar ahora que no haya un cerrojazo, incluso si hay medidas restrictivas desde ya en forma de toque de queda para tratar de salvar las fechas más señaladas del año. A cambio, todo apunta a que los dos puentes de noviembre están en peligro", señalan en fuentes del sector.

Cifras que asustan

Las cifras de la Asociación Española de Centros Comerciales dicen que desde que se levantó el confinamiento general, la afluencia de personas se ha desplomado entre un 20% y un 25% respecto a los mismos meses de 2019. Y también cae a plomo el tiempo medio de estancia. Se acabaron los largos períodos de ocio en los centros comerciales. De forma muy mayoritaria, la clientela sólo acude ahora a comprar lo que necesita. Los negocios de ocio puro son los grandes perdedores.

Muchos de estos negocios han aguantado contra viento y marea con la expectativa de una mejora del escenario general de cara a la Navidad, la época de mayor consumo del año. ¿Y si el número de contagiados por Covid-19 no remite hasta entonces? "Nos veremos obligados a renegociar de nuevo las condiciones del contrato de alquiler. O eso o el cierre, no vemos otra solución porque ya arrastramos una enorme caída de las ventas en lo que va de año", señalan en una firma nacional.

Se calcula que alrededor del 80% de los arrendatarios ha renegociado a la baja el importe y las condiciones de sus contratos de alquiler. No sólo son más baratos, sino que el pago mensual depende también en muchos casos del importe de las ventas. Pero estos acuerdos entre arrendadores y arrendatarios se pueden quedar desfasados muy pronto si el consumo no levanta el vuelo y la Navidad es de perfil muy bajo.

Los dueños de centros comerciales cruzan los dedos ante la perspectiva de un final de año lleno de nubarrones. "Hemos renegociado contratos a plazos más largos con grandes cadenas que aún tienen músculo suficiente para aguantar, pero es cierto que otros no podrían soportar una caída del 50% de las ventas sobre sus previsiones para esta Navidad", señalan fuentes sectoriales que creen que habrá muchos más locales vacíos en 2021.

Las mismas fuentes aseguran que la tasa de reposición de locales de espacios comerciales inactivos en los centros es mucho más baja ahora, a pesar de que los precios han caído significativamente por el impacto de la pandemia. Las grandes cadenas no quieren más locales en plena marcha atrás del consumo en ocio y entretenimiento (por el contrario, están cerrando a pie de calle) y las firmas más pequeñas no están por la labor de asumir riesgos en un escenario tan complejo como el actual.

Artículos relacionados