El Gobierno pre­para una re­forma del sis­tema de au­tó­nomos re­fe­ren­ciada a los in­gresos reales

Tres de cada cuatro autónomos vascos cotizan por la base mínima y pierden dinero

Algunos tra­ba­ja­dores por cuenta propia re­ci­ben, al ju­bi­larse, 700 euros menos que si co­ti­zaran por lo que ganan

Federación de Autónomos ATA
Federación de Autónomos ATA.

Es uno de los co­lec­tivos pro­fe­sio­nales que más ha al­zado su voz para pedir me­joras y re­formas en re­la­ción al ac­tual sis­tema de co­ti­za­ción a la Seguridad Social. Son los au­tó­no­mos, o tra­ba­ja­dores por cuenta pro­pia. En el caso de aque­llos que tienen su do­mi­cilio fiscal en el País Vasco, un 77%, algo más de tres de cada cua­tro, co­tizan por la base mí­nima a la hora de rendir cuentas a las arcas pú­bli­cas. Eso se tra­duce, entre otras cues­tio­nes, en que al ju­bi­larse re­ci­birán 700 euros me­nos.

Hablamos de unas bajas cotizaciones que llevan tiempo sobre la mesa, especialmente tras un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en el que se aseguraba que esta era una de las “debilidades” del frágil sistema de pensiones en España. Una situación a la que tampoco escapa Euskadi, que ha visto cómo sus autónomos se han reducido en más de 10.000 en la última década.

Sin duda, estos datos tienen estos días más significado que nunca a tenor de las noticias por parte del Gobierno central de llevar a cabo una reforma del actual sistema para los autónomos para que estos coticen por los ingresos reales que obtienen anualmente.

Un futuro proyecto que, además, se ha dado a conocer en mitad de una crisis económica que se cierne de manera especialmente sangrienta sobre los autónomos. A día de hoy, alrededor de 370.000 de ellos mantienen sus actividades cerradas en estos momentos debido a la pandemia, según datos de la ATA (Asociación de Trabajadores Autónomos), y 8 de cada 10 confirma que su facturación para este año 2020 se reducirá considerablemente (incluso un 60%) en comparación con el pasado 2019.

La propuesta de Escrivá y el Gobierno

El ministro de Trabajo, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, es el portavoz de la propuesta ideada por el Ejecutivo de Pedro Sánchez para implantar un nuevo sistema. Un cambio normativo por el que se atendería a una nueva cotización en base a los ingresos reales. Algo que, en palabras del propio responsable ministerial, haría que "la gran mayoría de autónomos cotizaran menos”.

En esto también coinciden desde la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) que califica como “vital” un nuevo sistema de cotización con arreglo a los ingresos reales. Una necesidad, la de ajustarse a esas ganancias efectivas, que para los representantes de la OCDE también significaría que los autónomos tendrían acceso a mejores pensiones al finalizar su vida laboral. Similar a la de los asalariados.

Es por eso que, en su opinión, la cotización de los autónomos debería ir acercándose a la de los asalariados y que debería ser el Gobierno el que fomentara el aumento de las mismas con las medidas oportunas.

Sin embargo, esta reforma todavía es vista con cierto recelo entre la principal asociación del sector, la antes mencionada ATA. No da su visto bueno a un proyecto que, pese a tener todo el sentido para ellos, no vendría en el momento idóneo según su opinión. Además, defienden, que dicho cambio normativo resultaría complicado de llevar a la práctica desde un punto de vista operativo.

Es más, consideran que el nuevo sistema de cotización por ingresos reales supondría un incremento de las cotizaciones para el 70% de los autónomos cuyos rendimientos netos están por encima de la base mínima.

Dicho de forma más práctica y sencilla, con esta apuesta del gobierno central habría autónomos que deberían pagar más por su cotización, pero también otros que deberían abonar menos de lo que pagan actualmente a la Seguridad Social. Sin embargo, el problema para las asociaciones de autónomos estriba en cómo calcular dicho porcentaje.

Y es que tener en cuenta lo facturado el año anterior no implica necesariamente que al siguiente ejercicio los ingresos vayan a ser los mismos. Incluso entre meses puede haber un desajuste considerable de los mismos.

Artículos relacionados