Buscan la en­trada de más ac­cio­nistas ante la caída de las co­ti­za­ciones por la pan­demia

Colonial, Telefónica y ArcelorMittal apuestan por las recompras para atraer inversores

La ur­gencia por ajustar pa­sivo se ha vuelto clave en el en­torno ac­tual

Colonial
Colonial

Los me­ca­nismos para atraer más ac­cio­nistas en un mo­mento de con­tinua caída de las co­ti­za­ciones se han ac­ti­vando en al­gunas de las grandes em­presas es­paño­las. Es el caso de Colonial o Telefónica, que en­sayan tí­mi­da­mente la fór­mula de re­compra de ac­ciones pro­pias como una al­ter­na­tiva para que sus tí­tulos no en­tren en caídas bur­sá­tiles di­fí­ciles de asumir en tiempos de la pan­de­mia. ArcelorMittal ha hecho lo propio con res­pecto a sus bo­nos.

Colonial, primeramente, busca sacar el mayor rédito posible a las condiciones que presentan los mercados en la actualidad para captar un mayor volumen de inversión. Con los tipos de interés en niveles mínimos históricos, y con la previsión de que las condiciones crediticias se mantengan en torno a estas cotas durante un largo periodo de tiempo, se ha centrado en una fórmula para que más accionistas apuesten por el valor.

De la mano de Natixis, BNP Paribas, CaixaBank, Crédit Agricole CIB y Deutsche Bank, la empresa tomó la decisión de lanzar la venta de un bono a ocho años por un importe de 500 millones de euros y, al mismo tiempo, ofrece recomprar con prima sobre la cotización en el secundario hasta 300 millones de euros de bonos que vencen en junio de 2023 y octubre de 2024.

Ajustar el pasivo se ha convertido en un denominador común de muchas empresas ante el clima que se ha generado en el panorama español. Se tratan de ventas y recompras de deuda de manera simultánea, como ya ejecutaron con anterioridad Telefónica o Repsol, entre otras firmas destacadas.

La venta de 500 millones de euros en bonos a ocho años es un paso adelante en esta misma línea para Colonial. Y es que con la demanda asegurada por parte del BCE, que completa con un 40% del total (unos 200 millones de euros), tiene las garantías suficientes de rating por parte de la agencia de calificación crediticia S&P (BBB+).

Telefónica aumenta su autocartera

Por su parte, Telefónica ha tomado un camino bastante similar con el objeto de retener accionistas o encontrar nuevos en los mercados. La operadora busca que el valor se sostenga después del desplome de más del 50% desde el origen de la crisis del coronavirus y una de sus opciones ha sido el aumento de su autocartera.

La tecnológica que preside José María Álvarez-Pallete ha recomprado un 1,01% de su capital en las últimas semanas, con una inversión cercana a los 185 millones de euros. Con ello, la compañía tiene en su cartera el 1,54% de su capital, frente al 0,56% anterior, según remitió a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El anterior comunicado de la empresa de telecomunicaciones en este mismo sentido se produjo el pasado 14 de julio. Entonces notificó la salida de más de 49 millones de títulos, destinados a la compra del 50% del capital de la filial de alarmas en España de Prosegur. Ahora hay unas nuevas prioridades estratégicas para evitar que el valor pueda depreciarse aún más sobre el parqué.

Las operaciones de recompra de acciones, esencialmente, se producen como un movimiento táctico. Eso sí, parece que Telefónica no tiene diseñado aún un plan más profundo sobre la adquisición de títulos propios. Solamente está ejecutando estas medidas puntuales.

ArcelorMittal opta por la recompra de bonos

ArcelorMittal, en última instancia, ha tomado una decisión estratégica diferente al ofertar a sus investionistas recomprar tres de sus bonos que vencían en 2022, 2023 y 2025 por un importe máximo agregado de hasta 1.500 millones de euros.

Por una parte, la empresa ha ofertado recomprar el importe total de sus bonos de 500 millones de dólares (424 millones de euros) con vencimiento en enero de 2025 y un cupón del 6,125%. El grupo ha ofrecido comprar a los accionistas este bono por un precio de 1.170 euros por cada 1.000 euros de principal.

Con relación a los bonos de 750 millones con vencimiento en enero de 2022 y un cupón del 3,125% y los de 500 millones con vencimiento en enero de 2023 y un cupón del 0,95%, la firma siderúrgica adquirirá un máximo de 1.000 millones de euros. Actualmente, la oferta es de 1.036 euros por cada 1.000 euros de principal para el primero y de 998 euros por cada 1.000 euros para el segundo, respectivamente. Una táctica para atraer a más inversores en estos tiempos de mayores convulsiones.

Artículos relacionados