BOLSA

Almirall, refuerzo dermatológico

La firma de un acuerdo para la op­ción de compra de Bioniz Therapeutics por parte de Almirall no ha im­pre­sio­nado al mer­cado, pese a ser una buena no­ti­cia. El grupo bio­tec­no­ló­gico es­pañol pa­gará 15 mi­llones de dó­lares por la op­ción sobre la bio­far­ma­céu­tica con sede en Irvine, California, es­pe­cia­li­zada en el desa­rrollo de te­ra­pias para tratar en­fer­me­dades in­mu­noin­fla­ma­to­rias.

De ejercer la opción, en función de los datos clínicos de sus principales desarrollos, Almirall abonará otros 47 millones de dólares en diferentes plazos, así como pagos adicionales en función de los hitos que se vayan cumpliendo. En este caso, desarrollará también un acuerdo de investigación más amplio con Bioniz NewCo, usando su plataforma de inhibición simultánea de múltiples citoquinas con el objetivo de conseguir al menos tres nuevos candidatos listos para empezar fase clínica.

Colaboración destinada a impulsar su estrategia de desarrollo y expansión de su pipeline de I+D con nuevas modalidades de tratamiento, con el objetivo de abordar enfermedades muy desatendidas tanto en oncodermatología como en inmunodermatología. Para ello, la cotizada española deberá reforzar a su vez su pipeline de productos de dermatología médica.

El acuerdo incluye el acceso a un activo en fase avanzada de desarrollo para varias indicaciones e iniciará una colaboración de investigación para ampliar el pipeline de fase inicial: a. BNZ-1, un nuevo inhibidor que bloquea la actividad de múltiples citoquinas y que se encuentra en desarrollo para el Linfoma cutáneo de células T refractario, enfermedad huérfana con una alta necesidad médica no satisfecha, así como para la alopecia areata, un trastorno capilar autoinmunitario sin tratamientos aprobados.

A falta de más detalles para cuantificar el potencial de esta operación, los expertos de Renta 4 han recogido la noticia de forma positiva pues Almirall sigue reforzando su posicionamiento en dermatología médica. La firma ha reiterado su recomendación de comprar con un precio objetivo sobre los 20 euros por acción, lo cual supone un potencial alcista superior al 35% desde su actual cotización.

El mercado, sin embargo, se lo ha tomado con algo más de escepticismo después de la intensa volatilidad sufrida por el valor a lo largo del año pasado. Los operadores no parecen dispuestos a asumir grandes riesgos después de los sustos vividos mientras no vaya recogiendo en sus cuentas todas estas grandes expectativas.

Artículos relacionados