El es­ce­nario macro pre­veía un ba­rril a 60,2 dó­lares y ahora roza los 70 dó­lares con pers­pec­tivas al alza

Sánchez tendrá que asumir 5.000 millones de gasto adicional por la escalada del crudo

El con­flicto entre EEUU e Irán for­zará a fijar un nuevo dé­ficit en los Presupuestos de 2020

Plataforma de extracción de petróleo
Plataforma de extracción de petróleo

Se es­tima que una subida media de unos 10 dó­lares en el precio del crudo puede en­ca­recer la fac­tura ener­gé­tica de España en unos 5.000 mi­llones de eu­ros. Eso es lo que ha pa­sado ya con el precio del pe­tróleo desde la es­ca­lada de ame­nazas e in­ter­cambio de ac­ciones bé­licas entre Irán y EE.UU. En el es­bozo de Presupuestos para el 2020, Pedro Sánchez con­taba con un precio medio del ba­rril del crudo en el año de 60,2 dó­la­res. Ya ha subido a 70 dó­lares y si­gue. ¿De dónde sa­cará esos 5.000 mi­llones de euros que ne­ce­sita para equi­li­brar unas cuentas ya di­fí­ciles de cua­drar?

Es obvio que el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez se verá obligado a retocar algunos puntos de los Presupuestos de 2020 ante la escalada de tensión. El conflicto entre EEUU e Irán ha creado una situación de incertidumbre sobre el devenir del precio petróleo que puede alterar las grandes cifras macro de la economía española. El crudo Brent ha sobrepasado la barrera de los 71 dólares -aunque se relajó después hasta los 67 dólares- tras el ataque de Irán a dos bases estadounidenses de Irak.

Para más, el accidente del Boeing 737 ucraniano que se ha estrellado en Irán, provocando la muerte de 137 pasajeros, ha generado una mayor escalada de tensión internacional. Varias compañías aéreas, entre ellas Air France, Lufthansa e IAG, han cancelado los vuelos que sobrevolaban el espacio aéreo de Irán e Irak, como media de precaución tras los ataques en la zona.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha anunciado por su parte que adoptará medidas económicas pero sin descartar una respuesta militar a Irán. Este mensaje tranquilizó a las bolsas europeas y a las aerolíneas que volvieron a repuntar ligeramente tras unas primeras horas de descensos. Air France, llegó a perder casi un 3% y Lufthansa un 2%.

Miedo a los coletazos económicos

En plena escalada de tensión entre EEUU e Irán, lo que asusta a Europa y al futuro Gobierno español son los coletazos económicos que pueden derivarse de todo este conflicto. Más si cabe aún a Pedro Sánchez que a Merkel, pese a la recesión que arrastra, y que a Macron, pese también al conflicto social que vive el país vecino.

En el escenario macroeconómico que el Ejecutivo en funciones de Sánchez barajaba para este año se reconocía hace meses que el crecimiento previsto era bastante más moderado -aunque se sigue creciendo a buen ritmo-, debido a un contexto internacional bastante incierto. Al margen de las presiones políticas de Unidas Podemos que Sánchez va a tener, la ralentización de la actividad económica en el entorno de la Unión Europea y las tensiones comerciales y geopolíticas chinas con derivaciones fuertes sobre el comercio internacional y la inversión hacían presagiar un año bastante complicado.

El equipo económico tenía en sus cuentas presupuestarias estos puntos negativos pero no esperaba un elemento añadido como el del petróleo que acaba de explotar. Aunque los vaivenes del precio del crudo no llegarán a ser lo de otras crisis con el barril por encima de los 100 dólares, se da por hecho de que el año va ser bastante más complicado de lo estimado hace dos meses y puede que hasta muy duro.

Advertencias de la OPEP

La Organización de Países Exportadores de Petróleo ha advertido ya a Estados Unidos de que el Cártel no puede velar en solitario por la estabilidad del crudo y le ha pedido a Donald Trump que reflexione sobre lo que puede suceder con los mercados. “La misión de mantener la estabilidad de los mercados de forma consistente es una responsabilidad compartida de todos los productores, incluido Estados Unidos”, ha señalado el secretario general de la Organización, el nigeriano Mohamed Barkindo.

Y es que, la situación que puede generarse en Oriente Medio, en conflicto declarado contra el presidente estadounidenses Donald Trump, es una seria amenaza en las cuentas de este año para España, especialmente sobre el déficit, debido al aumento que se generará en la factura energética.

Las previsiones de déficit están en el entorno del 1,7% del PIB pero con un barril a 60,2 dólares de media. Ahora, con el precio actual -supera los 10 dólares sobre lo previsto inicialmente-, el problema no solo se cierne sobre las cuentas presupuestarias del Estado si no sobre la inflación, la demanda y el consumo.

Un sobrecoste de 5.000 millones

Se estima que una subida media de unos 10 dólares puede afectar a la factura energética del Estado en unos 5.000 millones de euros. Además, una vez Pedro Sánchez formalice el nuevo Gobierno, lo primero que tendrá que aprobar es subir un 2% los salarios de los funcionarios, las pensiones se revalorizarán un 0,9% y las mínimas un 3%. El Salario Mínimo Interprofesional tendrá que subir también, aunque está por establecer dicho aumento.

Por otro lado, las consecuencias no solo serán nefastas para el nuevo equipo económico de Sánchez, sino también para las empresas. Máxime cuando, las medidas fiscales que Pedro Sánchez se propone aplicar como la tasa google, la tasa Tobin a las transacciones financieras o la subida del Impuesto de Sociedades del 15% al 18% a petroleras y bancos, además de la reforma laboral, afectarán muy negativamente a los ingresos de las empresas y, por derivación al empleo.

Por eso, los empresarios advierten a Sánchez de la actual coyuntura económica y de la situación geopolítica internacional. CEOE, Cepyme y ATA han cargado contra el Gobierno en coalición y advierten al jefe del Ejecutivo que abandone el populismo económico y utilice la ortodoxia económica para gobernar.

Artículos relacionados