Monitor de Consumo Bancario

El fallo apunta que la pro­fe­sional "no tiene por qué tener co­no­ci­mientos fi­nan­cieros avan­za­dos"

Anulada por falta de transparencia una hipoteca multidivisa concedida a una notaria

El prés­tamo se había fir­mado en francos suizos y re­fe­ren­ciado al Líbor

Caixa Catalunya
Caixa Catalunya

¿Es po­sible que a al­guien que ha lle­gado a ocupar un des­pacho de no­ta­ría, su­perando una de las opo­si­ciones más duras y exi­gentes del en­tra­mado es­ta­tal, y de las que más co­no­ci­miento legal exige, le 'cuelen' de forma opaca un prés­tamo por vi­vienda des­fa­vo­rable para sus in­tere­ses? Por su­puesto. Así lo ha in­ter­pre­tado un juz­gado de Cerdanyola del Vallés (Barcelona), que ha de­cla­rado nula una hi­po­teca mul­ti­di­visa con­ce­dida a una clienta que ejerce esta pro­fe­sión.

La denominada hipoteca multidivisa es un préstamo con garantía hipotecaria, a interés variable y en el que la moneda de referencia no es el euro, sino otra divisa, a elección del prestatario. En el momento de formalización de la hipoteca, el montante financiado es convertido a la divisa elegida (dólares, yenes, libras, etc.), aplicando el tipo de cambio vigente en la fecha de la firma.

Una clienta con bagaje jurídico, no financiero

En el caso que nos ocupa, en 2007 la afectada había firmado con Caixa Catalunya (hoy integrada en BBVA) un contrato hipotecario por valor de 263.233 francos suizos y referenciado al índice Líbor. Los vaivenes a los que se ve sometida la cotización de esta divisa no sólo podían provocar el aumento de las cuotas a pagar mensualmente, sino también el montante total a devolver, lo que, a la postre, terminó sucediendo.

La notaria interpuso la correspondiente demanda, consiguiendo que la Justicia le diera la razón. El juzgado barcelonés considera que, pese a la muy específica formación y conocimientos de la hipotecada, éstos se restringen al ámbito jurídico y legal, y no al financiero, con lo que no existe justificación alguna para no haberle proporcionado una información concisa y completa sobre las características del producto que estaba firmando.

De hecho, la sentencia enuncia que la entidad se reservó información y actuó de forma poco clara, lo que a posteriori causó un perjuicio a la prestataria, que no conocía -ni tenía por qué- los mecanismos internos de la cláusula multidivisa. Por consiguiente, la cláusula multidivisa se tiene como no puesta y se obliga a la entidad a reembolsar las cantidades cobradas de más como si la hipoteca hubiese sido concedida en euros desde el principio.

"Difícilmente de la mera lectura de las cláusulas pudiera llegar a concluir cómo funciona y los riesgos", reza el fallo, que condena la información distorsionada proporcionada a la clienta, que no fue advertida de los riesgos de las fluctuaciones de la divisa elegida: "las cuotas y la cuantía total del préstamo en francos suizos no se verían alteradas, pero en euros sí, y eso es lo relevante porque los ingresos de la cliente eran en euros y no tenía ningún interés en Suiza".

Artículos relacionados