BOLSA

Desafíos de la banca para 2020

Es lo que tiene la ge­ne­ra­ción fic­ticia de di­nero a través del cré­dito ban­ca­rio. Cuanto menor es el nú­mero de en­ti­dades fi­nan­cie­ras, más sos­te­nible es esta prác­tica que im­pulsa el cre­ci­miento a costa de ge­nerar múl­ti­ples cri­sis. Analicemos este axioma con de­ta­lle.

Fruto precisamente de la última crisis, marcada por la caída en desgracia de Lheman Brothers, las autoridades monetarias han ido cerrando poco a poco el grifo de esta práctica, elevando las exigencias de capital a las entidades financieras. Las últimas medidas del BCE en este sentido han sido consideradas incluso desmesuradas por los expertos del sector que auguran una intensificación del proceso de fusiones y absorciones para los próximos meses.

Un reciente informe del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB) afirma que necesidad de concentración del sector dejará en España apenas cinco o seis grandes entidades. Esta es una de las principales conclusiones del estudio sobre los desafíos de la industria financiera en España para 2020.

El sistema financiero español, señala el informe, ha saneado a pulmón cerca de 335.000 millones de crédito promotor y constructor, limpiando sus balances de activos tóxicos. Un enorme esfuerzo que tiene el problema de dejar al sector español como el más ajustado en capital en Europa. Eso complica su visión de futuro y obliga al sistema a seguir afrontando fuertes retos a lo largo de 2020.

Al respecto, el director del máster en Finanzas y Banca Digital del IEB, Juan Abellán Marichalar, ha apuntado que "la estructura del sistema financiero español hoy es irreconocible", y aun así el ajuste "no ha terminado", lo que reducirá sensiblemente el espectro de entidades financieras en España.

Para Abellán, este es uno de los principales desafíos a asumir por los bancos españoles. Un escenario muy complicado porque, por un lado, el regulador es más que estricto en los requerimientos de capital, y por otro, la política de tipos de interés anula la rentabilidad de los bancos. En esta situación "es casi imposible mejorar el balance vía cuenta de resultados y los bancos más pequeños no podrán sobrevivir".

El futuro de la banca pasa ahora, ha apuntado Abellán, por el dato. El gran reto del sector será como hace del “dato” un negocio rentable, claro, transparente y no invasivo, mientras mantiene al cliente en el centro del negocio y recupera la reputación perdida.

En el informe se recoge además una importante reflexión sobre cómo afecta la situación macroeconómica a la industria financiera. En este sentido destaca que en un entorno en el que la expansión del Producto Interior Bruto español ha pasado a depender casi exclusivamente de un consumo privado demasiado tiempo presionado por una carga fiscal excesiva. Al respecto señala el director de IEB "ha llegado el momento en que la política fiscal, en forma de recorte de impuestos, y la política económica (reformas estructurales dirigidas a mejorar la competitividad) tomen el relevo a la ya casi exhausta política monetaria.

Conviene tener en cuenta que, salvo la introducción de medidas específicas destinadas a impulsar la economía, España podría estar entrando etapa con niveles de crecimiento inferiores al 2%, que pasarán a ser “la nueva normalidad”. Tiempos difíciles para el sector bancario, aún más si cabe.

Artículos relacionados