BOLSA

Deoleo, ahora o nunca

Deoleo pa­rece volver a re­clamar la aten­ción de los in­ver­sores con­vir­tién­dose en el valor más al­cista del mer­cado con­ti­nuo. El au­mento del con­sumo de aceite de oliva y la apuesta por la ca­lidad son fac­tores muy po­si­tivos en contra de la pre­sión ejer­cida por los aran­celes nor­te­ame­ri­ca­nos.

Pero lo que está moviendo realmente a la acción son las especulaciones sobre su salida de la quiebra técnica a la que se había visto abocada en la primavera de 2019 debido a las fuertes pérdidas acumuladas y la elevada deuda acumulada que arrastraron al valor al pozo de los mínimos absolutos.

El acuerdo de reestructuración financiera alcanzado el pasado mes de septiembre ha servido, aunque a costa de la dilución de los accionistas, para el saneamiento de su balance y la reducción de su endeudamiento en más de la mitad. Y aún más importante, ha supuesto el respaldo casi pleno de sus acreedores. Un proceso destinado a dotar al grupo de la estabilidad necesaria para consolidar su viabilidad futura y reforzar su posición como líder mundial del mercado de aceite de oliva.

La operación de refinanciación acordada, además de la reorganización societaria del grupo, contempla la inyección de fondos propios en Deoleo, mediante la ejecución de una ampliación de capital de hasta 50 millones de euros, que se destinarán a repagar parte del endeudamiento financiero actual. La ampliación será precedida de una reducción de capital a cero para compensar pérdidas, la capitalización de gran parte de la deuda actual y la refinanciación de la deuda restante, alargando su vencimiento.

Una operación acordeón que deberá ser aprobada en la junta convocada para el 17 de enero en primera convocatoria y que el mercado empieza a recoger con cierta animación. La volatilidad se ha disparado en las últimas sesiones con fuertes subidas y bajadas, pero que en conjunto ofrecen una revalorización de más del 80% que anticipa un punto de inflexión en el valor.

Los expertos señalan que es ahora o nunca, sin embargo, aconsejan a los pequeños accionistas mantenerse al margen mientras no empiece a reflejar en sus cuentas todos estos cambios.

Artículos relacionados