Los ex­pertos prevén nuevas sa­lidas en pro­ductos de bolsa na­cional en 2020

Los fondos internacionales de inversión confían en la Bolsa a la espera de su despegue definitivo

La in­cer­ti­dumbre po­lí­tica obliga a los in­ver­sores a buscar ren­ta­bi­lidad fuera del mer­cado es­pañol

Fondos de inversión.
Fondos de inversión.

Los fondos de renta va­riable in­ter­na­cional apenas su­ponen la sép­tima parte del pa­tri­monio total ges­tio­nado por la in­dus­tria en España. Concentran cerca de 38.500 mi­llones de eu­ros, poco más de la mitad de los que aglu­tinan los fondos de renta fija (más de 70.000 mi­llones de eu­ros) y menos tam­bién que la cifra global de los pro­ductos de renta fija mixta. Por lo tanto, los mer­cados es­pañoles si­guen muy lejos de las me­dias de los grandes eu­ro­peos. Pero 2019 ha sido el año del prin­cipio del cam­bio...

Los fondos de bolsa internacional han registrado suscripciones netas de cerca de 2.350 millones de euros, sólo por debajo de los fondos puros de renta fija. Las cifras no son exhuberantes, pero sí suficientes como para dar a entender que se están dando los pasos para el despegue definitivo. Son muchos los expertos que creen que 2020 será un año extraordinario para estos productos si no hay episodios de pánico en bolsa.

El gran argumento es que la incertidumbre política debería pasar factura a la bolsa española. No significa que el mercado continuo español lo tenga que hacer mal obligatoriamente, pero sí que, otra vez, lo hará peor que la media de los mercados mundiales. Las cifras de 2019 cantan y dicen que los fondos de bolsa interncionales ganaron el año pasado una media del 22% frente al poco más del 10% que los españoles puros. Y qué decir del poco más del 1,5% de la renta fija pura.

Tensión en las empresas

"El temor a las políticas del Gobierno de Pedro Sánchez y su impacto sobre la compañía española ya han condicionado las decisiones de los gestores en 2019 y lo harán todavía más en 2020. Es posible que la bolsa española esté bajo estrecha vigilancia en los primeros meses del año, al menos hasta que los grandes inversores puedan hacer balance de las primeras decisiones del nuevo Ejecutivo. Se puede perder un tiempo precioso", señalan fuentes bursátiles.

Con estas cartas sobre la mesa y teniendo en cuenta que con los tipos de interés en los niveles actuales las nuevas emisiones de renta fija ofrecen rentabilidades muy poco atractivas, a los inversores que buscan rendimientos significativos no les quedará más remedio que apostar por las bolsas internacionales. Tendrán que buscar diversificación geográfica desafiando niveles que son muy exigentes en mercados clave como Wall Street.

En máximos históricos, los índices estadounidenses son una de las grandes amenazas para la estabilidad de las bolsas en 2020, según muchos expertos. La mayoría están de acuerdo en que si hay una corrección de grandes dimensiones, comenzará en Wall Street. "Hay teorías para todos los gustos, pero lo cierto es que los niveles del Dow Jones, el Nasdaq y el S&P imponen mucho respeto. Pero no hay que perder de vista que llevamos mucho tiempo esperando un marcha atrás que no llega al otro lado del Atlántico", aseguran en una gran gestora internacional.

Si no hay debacle en los mercados o si la corrección es muy corta, todo parece preparado para que los españoles se suban definitivamente al tren de la bolsa internacional. "Si los mercados de acciones empiezan bien el año, en 2020 podríamos ver suscripciones netas superiores a los 5.000 millones de euros. Es un objetivo ambicioso pero posible, porque no hay muchas alternativas", señalan en una de las mayores gestoras nacionales.

Con unas expectativas tan altas, las gestoras están reforzando la comercialización de fondos de bolsa internacionales mientras que aquellas con una cartera más amplio y con buenos historiales se frotan las manos. Aunque será difícil repetir un 2020 tan extraordinario en términos de rentabilidades, el sector confía en que las ganancias vuelvan a ser muy superiores por comparación.

Artículos relacionados